Siluetas enmascaradas VII

Desconfías de quién alabó tu virtud como arroyo de frescas aguas cristalinas que limpian de impurezas los recuerdos, persiguiendo la inocencia ataviada en gozos, los insólitos ropajes del amor. Y, al reflejo de verdores imposibles, decides degustar pasión entre biombos de terciopelo. Te aconsejan las doradas envidias, los rebeldes bucles de lascivia, el exótico mestizaje… […]

Leer más