Johann Georg Albrechtsberger: Concierto para trombón alto

Johann Georg Albrechtsberger: Concierto para trombón alto

 Johann_Georg_Albrechtsberger

 En el enlace al vídeo que hoy os presento podemos contemplar la estupenda interpretación del tercer movimiento del Concierto para trombón y orquesta en Si bemol mayor del compositor austríaco Johann Georg Albrechtsberger en versión del trombonista brasileño Carlos Freitas acompañado por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Sao Paulo dirigida por — creemos — Paulo Gazzaneo. El joven trombonista Carlos Freitas nació en Sao Paulo en 1978 e inició sus estudios musicales en la Universidad Libre de Música de dicha ciudad en donde ganó numerosas becas y premios. Fue trombón solista de la Orquesta Sinfónica de Chile y en la actualidad es primer trombón en la Orquesta Sinfónica de la Univesidad de Sao Paulo, alternando dicha actividad con la de profesor de trombón en el Centro de Estudios Musicales Tom Jobim de la Universidad Libre de Música de Sao Paulo. La música de este tercer y último movimiento del concierto de Albrechtsberger es agradable de escuchar y está muy bien construida, aparte de ser una pieza obligada en el repertorio del trombón de varas.

El trombón de varas es uno de los instrumentos más complicados de tocar debido a la enorme cantidad de aire que se requiere para la ejecución, sobre todo en su registro bajo. No os extrañéis de que en alguna parte de la pieza del vídeo el solista emita algún “gallo”, toda vez que las posibilidades técnicas del instrumento son inferiores a la de cualquier otro de la familia de los metales (Trompa, trompeta, tuba y sus derivados). No se puede establecer con exactitud la fecha de aparición del trombón aunque parece ya estar presente en una crónica del Concilio de Constanza (1414-1418); sin embargo, sabemos que se le denominó Sacabuche porque su forma deslizante recordaba un arma militar de esta denominación. El trombón fue poco utilizado en la orquesta hasta el siglo XIX, usándose sólo para crear efectos especiales, como así lo hizo Monteverdi en el tercer acto de su Orfeo para describir el clima del infierno o el propio Mozart en el último acto de Don Giovanni y en el Requiem. La principal característica del trombón es el empleo de varas correderas que permiten bajar progresivamente el sonido fundamental alargando la columna de aire. La corredera, cuyo principio permite efectos de glissandi, está sujeta a siete posiciones bien definidas separadas cada una de ellas por un medio tono más bajo que la precedente. De esta manera, la primera posición corresponde a la corredera completamente cerrada, y la séptima a la corredera totalmente abierta. En la actualidad se pueden ver trombones con pistones y también mixtos. El trombón alto está afinado a una tercera menor más alta que el tenor, siendo este último el más utilizado por la orquesta. En cuanto a su sonoridad y timbre, el trombón adquiere su más bello sonido en el registro medio, sobre todo en forte, con un carácter brillante y heroico. El registro grave resulta oscuro y amenazante, mientras que el agudo es un tanto forzado y áspero.

Johann Georg Albrechtsberger fue un compositor nacido en las proximidades de Viena en 1736 y cuyo mayor mérito musical hoy en día atribuido fue el de ser uno de los mejores amigos de Mozart — el inmortal salzburgués lo admiraba como organista — y también profesor de contrapunto de otro músico no menos relevante, Ludwig van Beethoven. Su fama de excelente organista se confirmó en 1792, al ser nombrado Kapellmeister de la Catedral de Viena. Pero Albrechtsberger fue también un excelente teórico de la música, publicando en 1790 un extraordinario libro, Fundamentos de la composición, en donde da muestras de su maestría en el arte del contrapunto. Una colección de sus escritos sobre armonía fue publicada en 1826, 17 años más tarde de su muerte, por su alumno Ignaz von Seyfried. En cuanto a su legado compositivo, Albrechtsberger fue un prolífico compositor aunque, por desgracia, muchas de sus obras nunca se llegaron a imprimir. Particularmente conocidos son sus peculiares tres conciertos para arpa judía, un instrumento en el que la propia boca del ejecutante hace de caja de resonancia y que se tañe con el dedo índice, muy exportado a las regiones de América. Albrechtsberger murió en Viena en marzo de 1809.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

2.275 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Ir arriba

Leer entrada anterior
Director de orquesta, Christian Thielemann

 Algunos de los más destacados directores de orquesta nacidos en la década de los años cincuenta del siglo pasado se...

Cerrar