Archivo por meses: marzo 2011

Vientos de cambio

Que el mundo está cambiando es una obviedad pero, como todos los egocéntricos, percibimos que esos cambios no están dentro de nuestro ámbito. Sólo nos referimos a los cambios en el llamado mundo árabe y no percibimos que la ola es mucho más amplia, cierto es que con otras manifestaciones y consecuencias, pero también nos abarca a los llamados occidentales.

¿Pero a qué me estoy refiriendo? En los últimos días hubieron sendas elecciones en Francia y Alemania con resultados adversos para los partidos gobernantes. No es mi objetivo analizar los resultados en función de ganadores y perdedores, sino desde la perspectiva del por qué se han producido los mismos. El análisis de su impacto interno me excede por capacidad y desconocimiento del electorado. No obstante lo señalado, entiendo que existen algunos aspectos que pueden ser extrapolados a nuestro país y creo no equivocarme que marcarán la hoja de ruta de todos los gobiernos de Europa de los próximos años.

La realidad de la crisis nos ha explicado los cambios en Reino Unido, Irlanda, Grecia y también la reciente crisis de Portugal y como el argumento era de suficiente calado no hicimos el esfuerzo de pensar cuán determinante era entre otros aspectos. En los casos de Francia y Alemania, donde la crisis no ha impactado fuertemente o por el contrario ha hecho el efecto contrario, el electorado ha dicho no.

Desde mi perspectiva lo que ha pasado es que por primera vez ha existido una ruptura entre el modelo de enamoramiento de los partidos hacia el electorado que hará en el mediano plazo un cambio en la manera de relacionarse entre los políticos y los votantes. Desde siempre la clase política había asumido:

- la representación que le otorgaba el elector era un cheque en blanco del que podían hacer uso permanentemente sin considerar hasta la próxima elección si su acción de gobierno estaba en línea con lo que la gente demandaba.
- consecuencia de lo anterior las promesas, principios y dogmas se adecuaban al devenir de los hechos y se manipulan a discreción.
- los discursos se construían para la tribuna y en una segunda etapa se maquillaban para que el ciudadano de a pie lo digiriera con el trillado esquema de caperucita y el lobo (oposición). En este juego el distanciamiento de las verdaderas bases se fue haciendo cada vez más grande.

Los acontecimientos señalados abren un nuevo escenario para los políticos cuyas líneas directrices tendrán que tener en cuenta los siguientes aspectos si su objetivo es perdurar, gobernar y fundamentalmente cumplir el rol inexcusable que la democracia representativa les impone (cumplir con su electorado).Estas son entre otras :

- asumir en todo momento que son representantes de un poder que les ha sido delegado con alcance limitado.
- la coherencia y transparencia deben ser premisas del cumplimiento de ese mandato. Ello no significa cambiar en función de los distintos escenarios sino que cuando se den las circunstancias deberán ser claros y sin ambigüedades.
- estrechar la distancia con los votantes para entender lo que les demandan sin las interpretaciones capciosas de intermediarios (asesores/entorno).
-entender que la política es una actividad en la que como en cualquier trabajo debe renovarse el contrato (en este caso con los votantes) todos los días, dando lo mejor de sí.
-el afiliado/simpatizante no es un coto de caza privado sino por el contrario alguien a quien hay que “cautivar“ permanentemente con propuestas con contenido para que no se espante.
- los independientes cada vez más serán definitorios y su porcentaje en el número total de votantes crecerá.

Un comentario de un votante de los Verdes en Alemania resume claramente el tema: “no es que esté de acuerdo totalmente con ellos pero por lo menos sé claramente lo que piensan y qué esperar de ellos”

Como dice un buen amigo “ tiempo al tiempo”

Un abrazo

THENIGGER

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Share and Enjoy

Wozzeck – Alban Berg

* Ópera en tres actos
* Libreto del compositor basado en un drama de Georg Büchner
* Estrenada en Berlín el 14 de diciembre de 1925
* Lugar y época de la acción: Alemania, mediados del siglo XIX
* FIGURACIÓN:
- WOZZECK, soldado – Barítono
- MARIE, su amante – Soprano dramática o ligero-spinto
- EL TAMBOR MAYOR – Tenor ligero
- ANDRÉS, soldado – Tenor ligero
- EL CAPITÁN – Tenor ligero
- EL MÉDICO – Bajo
- OBRERO 1 – Barítono
- OBRERO 2 – Bajo
- MARGRET – Contralto
- UN LOCO – Tenor
- Soldados, criados, sirvientes y niños

 En 1914, cuando Alban Berg estaba finalizando la composición de las Tres piezas para orquesta, asistió a una representación de Wozzeck de Georg Büchner en el Wiener Kammerspiele. Berg encontró entonces un posible argumento para su primera ópera en la inconexa e inacabada pieza de Büchner. El compositor va a reconstruir la historia de Wozzeck en su forma definitiva y para ello dividirá el texto en seis escenas principales. Berg empezó a escribir el texto y la música de su ópera en 1917 y sólo hasta 1922 no verá concluido su trabajo. La obra se estrenó el 14 de diciembre de 1925 en la Staatsoper Unter der Linden de Berlín bajo la dirección de Erich Kleiber y produjo un inmediato impacto. Pronto fue presentada en otras ciudades alemanas hasta que el partido nazi la prohibió catalogándola de “música degenerada” (Entartete Musik).

 Alban Berg introdujo en la ópera algunos episodios autobiográficos y los horrores de la Primera Guerra Mundial empaparon de estremecimiento toda la música. Hay escenas concretas en donde se puede reconocer la peripecia personal de Berg durante la guerra, como así puede leerse en una carta que el compositor mandó a su mujer desde el frente. En la escena quinta del acto segundo se pueden encontrar ecos de esta dura narración. Con Wozzeck, Berg logró una perfecta síntesis entre la música llamada pura y la dramática. El compositor hizo uso de fórmulas clásicas que estructuran formalmente el discurso pese a que pasan totalmente desapercibidas para el auditorio. Desde el punto de vista armónico, la música de Wozzeck se halla ya inmersa, con excepción de algunos pasajes, en la atonalidad. La escritura vocal está basada en la técnica del sprechgesang y la interpretación de los cantantes ofrece una enorme dificultad, con saltos a tesituras extremas y gradaciones dinámicas opuestas.

 En Wozzeck resulta particularmente impactante el tercer y último acto, mayormente entre los cuadros segundo y tercero, con unos espectaculares acordes que preceden al canto desafinado del piano. La escena final es, con su desolación y amargura, uno de los momentos más desgarradores de toda la historia de la ópera. Creación sobrecogedora desde la primera hasta la última nota, Wozzeck es una de las cumbres del teatro musical de todos los tiempos y actualmente goza de una merecida vigencia en los escenarios líricos del circuito internacional.

DESARROLLO DE LA ACCIÓN

- ACTO I. CUADRO I (Suite): Habitación del capitán. Éste se encuentra sermoneando a Wozzeck, mientras le afeita, sobre la prisa con que realiza su trabajo. Luego habla de la eternidad, del viento que sopla y pregunta al soldado por qué ha tenido un hijo sin casarse. Wozzeck le contesta que sólo los ricos pueden ser virtuosos, a lo que el capitán le replica que se deje de tantos pensamientos.

- ACTO I. CUADRO II (Rapsodia): En campo abierto. Wozzeck y Andrés cortan leña. Mientras este último canta, Wozzeck no deja de afirmar que aquel sitio está maldito e incluso cree que se acerca una procesión de masones. En pleno delirio, piensa que el suelo se va abrir y se lo va a tragar. Al ver el ocaso del sol afirma que el mundo se ha incendiado.

- ACTO I. CUADRO III (Marcha militar y nana): La habitación de Marie. Pasa una banda y el tambor mayor saluda a la mujer, contestándole ella de forma un tanto coqueta. Su vecina Margret la critica por ello y Marie cierra la ventana y se pone a cantar una nana a su hijo. Llega Wozzeck pero no entra al no disponer de tiempo. Ante las palabras enigmáticas de éste, la mujer, exasperada, sale a la calle.

- ACTO I. CUADRO IV (Passacaglia): La consulta del médico. El médico se queja de que Wozzeck, a quien utiliza como conejillo de Indias, no siga al pie de la letra sus dictados. El soldado trata de contarle las visiones que lo sobresaltan y el médico concluye que Wozzeck acabará sus días en un manicomio mientras que él será famoso gracias a sus descubrimientos científicos.

- ACTO I. CUADRO V (Andante affetuoso): La calle delante de la casa de Marie. El tambor mayor se pavonea ante la mujer y ésta acaba por caer a sus brazos.

- ACTO II. CUADRO I (Movimiento sonata): La habitación de Marie. La mujer se adorna con los pendientes que le ha regalado el tambor mayor. Llega Wozzeck y le pregunta sobre el origen de los mismos, a lo que ella responde que se los encontró en la calle. Luego Wozzeck, tras contemplar a su hijo, le da el dinero que ha ganado y sale deprimido.

- ACTO II. CUADRO II (Fantasía y fuga): Una calle de la ciudad. El capitán detiene por la fuerza al médico, quien para vengarse de este acto le cuenta las muertes de sus últimos pacientes y le dice que se cuide, ya que su aspecto no es muy bueno. El militar considera que cuando él muera todo el mundo hablará bien de él. Al ver aparecer a Wozzeck, los dos hombres le insinúan que su mujer tiene un amante. El soldado afirma que le gustaría darse un tiro y sale corriendo.

- ACTO II. CUADRO III (Largo para orquesta de cámara). La calle de enfrente a la casa de Marie. Wozzeck tiene celos y su mujer se le encara.

- ACTO II. CUADRO IV (Scherzo): Los jardines de la posada. Wozzeck entra y ve a su mujer bailando con el tambor mayor. Cuando va a separarlos la música se detiene. Un grupo de soldados entona una canción de caza mientras que un borracho medita sobre la vileza del mundo. Entra un loco y le dice a Wozzeck que todo está lleno de sangre. El soldado se siente obsesionado.

- ACTO II. CUADRO V (Rondó): Dormitorio del cuartel. Mientras todos duermen, Wozzeck no puede conciliar el sueño al sentirse obcecado por la anterior escena del baile. El tambor mayor entra al dormitorio borracho y termina peleando con Wozzeck, a quien deja ensangrentado en el suelo.

- ACTO III. CUADRO I (Sobre un tema): La habitación de Marie. La mujer lee la Biblia y siente remordimientos por su infidelidad.

- ACTO III. CUADRO II (Sobre una nota): Un camino en el bosque. Wozzeck no deja regresar a su mujer a la casa y luego le pregunta cuánto tiempo llevan juntos. Ella le responde que tres años. Sale la luna enrojecida por el horizonte y Wozzeck degüella a Marie con un cuchillo.

- ACTO III. CUADRO III (Sobre un ritmo): La taberna. Es de noche y la gente baila. Wozzeck trata de cortejar a Margret y ésta se apercibe que hay sangre en un brazo del soldado. Wozzeck le responde que se ha cortado con un cuchillo y sale. Nadie le cree.

- ACTO III. CUADRO IV (Sobre un acorde de seis notas): Un camino en el bosque. Wozzeck regresa para buscar el cuchillo y, cuando lo encuentra, se sumerge con el mismo en el agua. El médico y el capitán se acercan. Al oír el ruido que hace el soldado al ahogarse se alejan a toda prisa.

- ACTO III. CUADRO V (Sobre un ritmo de corcheas): La calle ante la casa de Marie. Es de día y los niños, entre ellos el hijo de Wozzeck, juegan. Uno dice que han encontrado el cadáver de la mujer y todos huyen excitados. El niño de Marie también los sigue.

VERSIONES RECOMENDADAS

- Fischer-Dieskau, Lear, Stolze y Böhme. Coro y Orquesta de la Ópera Alemana de Berlín. Karl Böhm. DG
- Berry, Strauss, Wikenmeier y Dönch. Coro y Orquesta de la Ópera de París. Pierre Boulez. CBS
- Grundheber, Behrens, Zednik y Haugland. Coro de la Ópera de Viena y Orquesta Filarmónica de Viena. Claudio Abbado. DG
- Wächter, Silja, Zednik y Malta. Coro de la Ópera de Viena y Orquesta Filarmónica de Viena. Christoph von Dohnanyi. DECCA

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Share and Enjoy

Como una flor de amanecer

 

Algunas tardes me encuentro
con los rostros de una infancia añorada
bajo cielos de nostalgia exiliada
e ilusión que llevo dentro
cuando de azul se viste mi morada.

¡Qué lejano es el recuerdo!
Si la distancia deseo recorrer
del camino enmarcado en el ayer
y, de ti… Ya no me acuerdo
sino como una flor de amanecer.

¿Por qué me odiaron tus ojos?
Si quebrando los dedos de mi mano
en la ardiente terraza del verano
me transformaste en despojos
que los perros devoraron en vano.

¿Por qué tu ocre despedida?
Cuando mi única ansiedad fue tu amor
perdido entre las grietas del dolor
que abrió de nuevo tu herida
salpicando con sangre mi pudor.

¿Por qué me negaste mi anhelo
de poblar tu sombra en la eternidad
y vivir con tu vida en libertad,
enterrando mi consuelo,
bajo un manantial de felicidad?

 

De la colección PÓRTICO DE IMPRESIONES (Diciembre-abril 2007)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Share and Enjoy