Alceo Galliera

 Alceo Galliera nació el 3 de mayo de 1910 en Milán, Italia, en el seno de una familia en la que su padre, Arnaldo Galliera, era pedagogo y compositor al tiempo que ejercía como profesor de composición organística en el Conservatorio de Parma. De él recibió Galliera sus primeras nociones musicales hasta que poco después fue enviado al Conservatorio de Milán para estudiar piano, órgano y composición. No habiendo finalizado aún sus estudios, a Galliera se le ofrece en 1932 un puesto docente en el Conservatorio en las mismas materias de composición y órgano, por lo que releva a su propio padre y, entre sus alumnos, destaca la presencia de importantes nombres como Luigi Molfino y Luigi Benedetti. El gran trabajo de Galliera como docente le faculta a que en 1941 debute como director en un concierto al frente de la Orquesta de Santa Cecilia de Roma, aunque aquel acontecimiento no tuvo continuidad debido a que Galliera se vio obligado a huir hasta la neutral Suiza ese mismo año y permanecer allí hasta que el conflicto bélico concluyó en 1945. Ese mismo año, Galliera dirige en el Festival de Lucerna con tanto éxito que llama la atención del productor Walter Legge, quien le firma una serie de conciertos por Europa, América y Oceanía en donde Galliera se muestra como un excelente director en la faceta de acompañante, actuando con solistas de la talla de Arturo Benedetti, Claudio Arrau, Walter Gieseking y David Oistrakh, entre otros. En 1957, Galliera fue nombrado director residente del Teatro Carlo Felice de Génova por un período de tres años y ese mismo año firma una grabación de El barbero de Sevilla con Tito Gobbi y Maria Callas que durante mucho tiempo fue considerada como de absoluta referencia. Tras un período en el que se dedicó a dirigir como invitado y a grabar numerosos discos, en 1964 Galliera aceptó el cargo de director artístico de la Orquesta Filarmónica de Estrasburgo, relevando a Ernest Bour, y permaneciendo en el cargo hasta 1971. Desde entonces, Galliera alternó su actividad como director invitado con la docencia en la Academia Chigiana de Siena, en donde tuvo como alumnos a futuras figuras de la dirección como Claudio Abbado y Zubin Mehta. Finalmente, Galliera falleció el 21 de abril de 1996 en Brescia a los 85 años de edad. Director y compositor, Alceo Galliera fue muy poco conocido en esta última faceta aunque algunas de creaciones orquestales son de elevado nivel según la opinión de ciertos especialistas. Galliera, cuyo nombre en la actualidad no goza de excesiva popularidad, fue un director que basó su trayectoria principalmente en los estudios de grabación y en la faceta de director acompañante, con unos resultados del todo aceptables que justicaron su fichaje por parte de Walter Legge. De entre su notable producción discográfica, obviamente para el sello EMI, podemos mencionar: Concierto para piano nº4 de Beethoven junto a Walter Gieseking y dirigiendo la London Philharmonia (EMI 18432); Concierto para piano nº1 de Chaikovski junto a Claudio Arrau y dirigiendo la London Philharmonia (EMI 18432); Concierto para piano de Grieg junto a Dinu Lipatti y dirigiendo la London Philharmonia (URANIA 359); Concierto nº10 para dos pianos de Mozart junto a Clara Haskil y Geza Anda y dirigiendo la London Philharmonia (ARCHIPEL 339); Concierto para violín nº2 de Prokofiev junto a David Oistrakh y dirigiendo la London Philharmonia (EMI 62889); Concierto para piano nº2 de Rachmaninov junto a Geza Anda y dirigiendo la London Philharmonia (TESTAMENT 1064); Concierto para piano de Ravel junto a Werner Haas y dirigiendo la Orquesta de la Ópera de Montecarlo (PHILIPS 438353); El barbero de Sevilla de Rossini, junto a Callas, Gobbi, Alva y Carturan, y dirigiendo la London Philharmonia (EMI 56444); Concierto para trompa nº1 de Richard Strauss junto a Dennis Brain y dirigiendo la London Philharmonia (PEARL 26); y, finalmente, Concertino para piano de Von Weber junto a Claudio Arrau y dirigiendo la London Philharmonia (EMI 562884).

Alceo Galliera

 Wilhelm Schüchter nació el 15 de diciembre de 1911 en Bonn, Alemania, e inició sus estudios musicales en la Hochschule de Colonia graduándose en piano, composición y dirección orquestal bajo la tutela de los profesores Philipp Jarnach y Hermann Abendroth. En 1937 debutó como director en el Teatro de Coburgo al conducir una representación operística de Mascagni. Ese mismo año, Schüchter fue nombrado director de la ópera de Würzburg por espacio de tres años para pasar en 1940 a dirigir en la Ópera de Aachen bajo las órdenes de Herbert von Karajan. En 1943, Schüchter fue designado Kapellmeister de la Ópera de Berlín en unas dificilísimas circunstancias por causa de la guerra. Finalizado el conflicto bélico en 1945, Schüchter fue designado segundo director, bajo las órdenes de Hans Schmidt-Isserstedt, de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Hamburgo (actual NDR Sinfonieorchester) en un cargo en el que mantuvo hasta 1957 y durante el cual comenzó a registrar numerosas grabaciones discográficas en formato 78 r.p.m. y LP. Entre 1953 y 1955, Schüchter también ejerció como director de la Nordwestdeutsche Philharmonie en Herford. Desde 1959 Schüchter colaboró intensamente con la Orquesta Sinfónica de la NHK de Tokio para ya en 1962 ejercer como director titular de la Orquesta Filarmónica de Dortmund y desde 1966 como intendente del teatro de ópera de dicha localidad. Allí, Schüchter logró elevar los niveles artísticos de dicha formación hasta alcanzar cotas de auténtica excelencia, desarrollando además una ingente producción discográfica, especialmente en el género lírico, que fue catalogada como de sensacional por buena parte de la crítica y que le aupó a ser considerado como uno de los mejores directores operísticos de toda Alemania. Finalmente, Schüchter falleció el 27 de mayo de 1974 en Dortmund. Wilhelm Schüchter fue un director operístico de extraordinario talento que sin embargo se encontró con una serie de obstáculos insalvables a lo largo de su carrera que a la larga provocaron que su nombre pase a día de hoy casi desapercibido: Schüchter vivió en una época dominada por grandes monstruos de la batuta (Furwängler, Karajan, Böhm, Knapperstbusch, Klemperer…) que condicionaron que su proyección internacional fuera casi nula; por otra parte, Schüchter realizó una copiosa producción discográfica (de enorme calidad global) en formatos antiguos que no fueron del todo reeditados en soportes más modernos; y, en tercer lugar, en su época era ciertamente extraño grabar en estudio una ópera completa, sino que se registraban una serie de números  previamente escogidos. A nivel sinfónico, aún es posible encontrar algún disco de Schüchter pese a que su mayor fuerte en este campo fue la ópera. Como ejemplos interpretativos de Wilhelm Schüchter podemos citar obras de: Ambroise ThomasChopin, MozartPuccini, RossiniSmetana y Verdi. Nuestro humilde homenaje a estos dos grandes directores de orquesta.

¿Que opinión os merece este director?….si os ha gustado este articulo no olvideis compartir en las redes sociales, gracias por seguirnos