cine

Para hoy tenía pensado hablar del descubrimiento de nuevas partituras de Mozart. Pero mi amigo Frank Ar se adelantó el pasado domingo y nos dejó una excelente entrada en su blog sobre el tema que recomiendo encarecidamente. Por cierto, no os perdáis el vídeo que Frank inserta en dicha entrada. Es algo realmente asombroso. Esta entrada, como no podía ser de otra manera, se la dedico a Frank.

 He de reconocerlo: De todas las artes, el cine es mi verdadera asignatura pendiente y no me avergüenza comentar que no piso una sala cinematográfica desde hace ya más de veinte años. He desviado mi interés cultural por otros derroteros y mi acercamiento hacia el mundo del celuloide se limita a contemplar, de vez en cuando, algunos DVD´s en la comodidad del salón de mi casa. Aún así, como es lógico, suelo escuchar algunas de las bandas sonoras de muchas películas y luego de darme una vuelta por el portal de YOUTUBE me he decidido incluir en esta entrada algunos de los fragmentos sonoros cinematográficos que más me han llamado la atención por lo destacado de su escritura musical. He obviado en esta selección los títulos clásicos — Lo que el viento se llevó, Lawrence de Arabia, Doctor Zhivago, etc… — por considerar que por sí mismos merecen una entrada exclusiva que ya compondré con el tiempo. Ahora le toca el turno a una serie de fragmentos musicales que me han impactado por su indudable belleza compositiva. A ver si os gusta esta particular e improvisada selección. (Por descontado, sería estupendo que cada lector nos ofreciese su propia lista para ir ampliando esta entrada a medida que se vayan recibiendo distintos comentarios y opiniones)

La Mision

LA MISIÓN (Ennio Morricone) – En la tierra como en el cielo: A Morricone se le ha criticado — con exceso de superficialidad — que casi todos los temas amplios y emotivos de sus bandas sonoras son prácticamente idénticos. Nada más lejos de la realidad: Morricone es un excepcional orquestador que sabe fusionar como nadie los elementos clásicos con otros estilos, ya sean innovadores o no. He aquí un magnífico ejemplo en una de las más logradas partituras de toda su producción. Sobre una base en forma de cantata — con bajo continuo incluido — Morricone dibuja una maravillosa melodía a cargo del óboe que se ve salpicada por los incesantes golpes de percusión propia de los instrumentos amerindios. A ello se le une un coro en un contrapunto fuertemente sincopado que marca el ritmo flexivo del tema. El resultado es una pieza de sorprendente originalidad y de inestimable belleza sonora. Magnífico fragmento.

Blade runner

BLADE RUNNER (Vangelis) – Love Theme: Vangelis se sacó de la manga — o, mejor dicho, del cerebro — toda la maravillosa banda sonora de Blade Runner durante una madrugada, según sus propias declaraciones. Pocos compositores han sabido manejar tan extraordinariamente bien los sintetizadores para crear esos efectos de distancia y profundidad que esta película requiere en muchas de sus escenas. Sin embargo, de toda la banda sonora original del portentoso y genialmente depresivo film de Ridley Scott, me quedo con este íntimo fragmento, un tema de amor deliciosamente declamado por el saxo en un ambiente de sórdida melancolía. El desarrollo central está perfectamente elaborado — extraordinarias modulaciones tonales —  Una joya musical que evito escuchar en mis madrugadas de insomnio so pena de derramar lágrimas de nostalgia.

Novecento

NOVECENTO (Ennio Morricone) – Romanzo: De nuevo Morricone en uno de sus más exitosos e inolvidables temas correspondiente a esa maravillosa epopeya de Bertolucci titulada Novecento. Una breve introducción de fagot da paso a una melodía amplia y melancólica a cargo del óboe sobre un fondo plano de cuerdas. En la reexposición se une el coro a boca cerrada que aumenta aún más la expresividad del conjunto, derivándose la línea melódica en una doble vía en forma de marcha del coro y un contracanto de las maderas sobre la misma. La pieza muestra una fuerte coloratura de himno marcial, más solemne que rimbombante, y fue utilizada por muchos partidos políticos de izquierda en los años setenta como fondo a sus espacios publicitarios en vísperas de elecciones.

el_imperio_contraataca

EL IMPERIO CONTRAATACA (John Williams) – Marcha Imperial: De toda la saga de Star Wars, a mi entender este fragmento es el más conseguido y mejor acabado de toda su banda sonora, adaptándose perfectamente a la toma visual en donde se exhiben orgullosas las amenazadoras y temibles fuerzas del imperio galáctico. El tema, de una fuerza arrolladora, presenta la base rítmica de una cuerda que parece imitar el redoble marcial de un tambor y sobre la que se instala un magistral dibujo a cargo de los trombones que, tras unos breves compases, se modula sensacionalmente hacia la subdominante menor. La sección central mantiene la tensión dramática del momento gracias a los trémolos de la cuerda. Un extraordinario fragmento musical pleno de sentido rítmico.

memorias de africa

MEMORIAS DE ÁFRICA (John Barry) – Tema principal: Este es, sin lugar a dudas, uno de los temas más extraordinarios de toda la historia de la música para cine. Un motivo ascendente en las trompas, que parece querer plasmar la inmensidad de las llanuras africanas, da paso a otro motivo, ahora descendente, en las cuerdas que se enroca para servir de pórtico al tema principal, bellísimamente cantado por los violines y que se ajusta perfectamente a la narrativa en flash-back que da pie al guión de esta película. La música es de un gusto exquisito, destacando por su sencillez constructiva y por una irreprochable elegancia formal. Obra maestra absoluta.

erase una vez en america

ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA (Ennio Morricone) – Theme: Otro tema de Morricone de una de sus más conseguidas bandas sonoras, la de este film de Sergio Leone. Este fragmento es uno de los temas más reiterados a lo largo del extenso desarrollo de la película. Sobre un inquietante acorde disonante se presenta el motivo interpretado por una flauta de pan — insistimos en que Morricone es un orquestador portentoso — que va girando sobre notas picadas en una atmósfera de verdadero suspense. El tema central es mucho más suave y se corresponde con el melancólico leitmotiv que llena de recuerdos al protagonista principal del film. La pieza es sensacional, como el resto de toda la banda sonora del film.

bailando con lobos

BAILANDO CON LOBOS (John Barry) – Journey to Fort Sedgewick: Buena parte del éxito obtenido por el director de este extraordinario film, Kevin Costner, fue debido a una inspiradísima e inmensa banda sonora compuesta al efecto por John Barry y que constituyó uno de sus más completos trabajos para la industria cinematográfica. El tema, épico aunque nada pesante, adquiere una poderosa fuerza rítmica mediante los continuos quiebros del compas (3/4 y 4/4) y los recurrentes acentos sincopados. Resulta verdaderamente imposible el dejar de imaginar las inmensas llanuras norteamericanas al escuchar este inolvidable tema de John Barry.

El cazador

EL CAZADOR (Stanley Mayers) – Cavatina: Del magnífico retrato colectivo e intimista que realizó Michael Cimino en esta extraordinaria película destacamos la popular Cavatina, una pieza original para guitarra española y que ha sido interpretada en diferentes versiones, algunas de ellas de más que dudoso gusto. La melodía, simple y decididamente melancólica, es esbozada por la guitarra española en modo mayor con numerosos pasajes de breve modulación al menor. El tema es atractivo por su amplia línea discursiva y por el suave equilibrio que mantiene en todo momento. El célebre guitarrista John Williams — no confundir con el homónimo compositor de música de cine — solía incluir esta Cavatina como pieza de propina en sus conciertos. Es una pieza serenamente bella que, de manera inevitable, nos hace mirar hacia el pasado.

Amor a quemarropa

AMOR A QUEMARROPA (Hans Zimmer) – You´re so cool!: Una deliciosa película que cuenta con una peculiar banda sonora de Hans Zimmer, sobre todo en este breve y famoso fragmento que es toda una genialidad compositiva. Un persistente ritmo en 2/4 sirve como base a un despliegue de los instrumentos de percusión, en especial vibráfonos, marimbas y xilófonos, que cantan una tonificante y sencilla melodía extraordinariamente bien desarrollada. Sólo en los últimos compases, un óboe pone una nota un tanto melancólica a la pieza. Este fragmento sirvió también como cierre a un no menos famoso programa dominical deportivo radiofónico durante algunas temporadas. La música presenta una construcción realmente admirable. De lo mejor de Hans Zimmer.

Forrest_Gump

FORREST GUMP (Alan Silvestri) – Tema principal: Silvestri ya nos dejó buenos apuntes musicales en Regreso al futuro o Predator y posteriormente revalidó su éxito musical de la película de Tom Hanks con Contact. En la cinta que aquí comentamos, Silvestri opta por un tema suave y sencillo, expuesto con total claridad por el piano solista en un ambiente que mezcla ternura y melancolía a partes iguales. Lo mejor de esta partitura es que conjuga perfectamente con las peculiaridades del personaje interpretado por Tom Hanks, en lo que fue uno de los mejores trabajos de su carrera. Forrest Gump es un personaje, ante todo, entrañable, como de manera exquisita retrata esta música de introducción. Gran partitura.