En el enlace que hoy os dejo podemos escuchar los dos últimos fragmentos — Allegro y Pastorale (Largo) — del Concerto grosso, Op.6, nº8 del compositor italiano Arcangelo Corelli. La versión corresponde a la ofrecida por el grupo Musica Amphion dirigido por Pieter-Jan Belder y se encuentra disponible en el sello BRILLIANT CLASSICS (Ref 92610). Este concierto fue compuesto hacia 1690 a petición del cardenal Ottoboni y presenta seis movimientos: Un breve Vivace que desemboca en un Grave desgarrador; un Allegro con imitaciones; un Adagio-Allegro-Adagio de gran belleza melódica; un Vivace con espíritu de minué; un nuevo Allegro que hace pareja con el primero; y, sin interrupción, un Largo (Pastoral) en Sol mayor en el que se canta a la Navidad y parece transportarnos a otro mundo. Este concierto es excepcional por terminar con la tonalidad en modo mayor cuando la obra está escrita en tono menor. Los tres primeros movimientos podéis seguirlos en este enlace y los dos centrales en este otro.

 El llamado Concerto grosso — literalmente, Gran Concierto — fue una forma popular de escritura musical que se desarrolló entre 1650 y 1750. Debe su origen a la llamada Sonata a trío, una forma que adquirió carta de naturaleza a través del compositor Giovanni Legrenzi (1626-1690) y que fue posteriormente desarrollada por Giovanni Maria Bononcini (1642-1678). Paulatinamente, se fue realizando una separación entre la música de cámara, con la sonata a trío, y la música orquestal que emplea mayores conjuntos y que va a desarrollar una forma de conciertos en los que tiene lugar una alternancia musical en dos grupos. Esta forma evoluciona hacia el llamado concerto grosso en el que dialoga un pequeño grupo instrumental llamado concertino con una masa mayor llamada ripieno (Relleno). El término de concerto grosso fue utilizado por primera vez por Giuseppe Torelli (1658-1709), si bien la forma ya había sido cultivada por Alessandro Stradella (1644-1682) en sus Sinfonie. Pero, al igual que ocurrió con la sonata a trio, fue Arcangelo Corelli quien pulió definitivamente esta forma musical con sus famosos Concerti grossi Op. 6 que fueron publicados póstumamente en 1714 pese a que habían sido difundidos con anterioridad.

 Arcangelo Corelli nació en Fusignano, cerca de Rávena, el 12 de febrero de 1653. De familia noble, comenzó sus estudios musicales en Faenza y los prosiguió en Bolonia, ciudad en la que se estableció en 1666, bajo la tutela de los profesores Giovanni Benvenuti y Leonardo Brugnoli (Quien era apodado como “el Violín”). En 1671 Corelli viajó hasta Roma y allí se instaló durante el resto de su vida. Pronto consiguió hacerse un nombre como violinista al tiempo que completaba sus estudios con Matteo Simonelli. Durante los diez primeros años de su estancia romana Corelli ejerció como violinista en distintas orquestas de teatro y capillas, dentro de un gran ambiente cultural cuya mayor animadora era la reina Cristina de Suecia (Se había instalado en Roma tras su abjuración). En 1679 Corelli obtiene el puesto de primer violín en el Teatro Capranica y dos años más tarde publica unas sonatas a chiesa que logran atraer la atención de los medios musicales. Nombrado maestro de capilla de la iglesia de San Luis de los Franceses en 1682, este cargo le sirve a Corelli como plataforma para posteriormente pasar al servicio del cardenal Benedetto Pamphili. Allí Corelli estuvo al frente de la orquesta privada del cardenal al tiempo en que también dirigía una monumental orquesta de más de 150 instrumentistas de la Academia de Música de Roma. En 1689 Corelli asumió las mismas funciones al lado del cardenal Pietro Ottoboni, sobrino del papa Alejandro VIII. Desde ese momento, Corelli fue célebre como profesor y compositor no sólo en Italia, sino en buena parte de Europa y gracias a sus más conocidos alumnos — Geminiani, Vivaldi y Locatelli — creó la escuela de violín que lleva su nombre y que se extendió por toda Europa. La publicación de sus Sonatas para violín y bajo, Op. 5, en 1700 coincidió con el momento de su máximo apogeo que sin embargo unos años más tarde empezó a declinar. En 1708 Corelli fue visitado por Haendel en Roma y un año más tarde abandonó todas sus actividades como concertista. Murió el 8 de enero de 1713 y fue enterrado en el Panteón de Roma.

 Pocos compositores han tenido una mayor influencia sobre sus contemporáneos que Corelli aunque hoy en día la música de aquellos — Vivaldi, Bach o Haendel — es mucho más conocida. Corelli desarrolló dos estilos — sonata a trío y concerto grosso — que se convirtieron en formas habituales para la música instrumental durante los cincuenta años siguientes. Como virtuoso del violín ayudó a establecer las modernas técnicas de arco y fue uno de los primeros en utilizar las dobles claves y los efectos de acordes en el instrumento. Su música está construida de una forma muy refinada, especialmente en el plano armónico, y presenta una gran expresividad en los movimientos lentos. Posiblemente Corelli fue el músico que gozó de una mayor popularidad en vida durante todo el período del Barroco. Sirva desde aquí nuestro humilde homenaje a tan excelente compositor.