Traslado del Cristo de Mena por La Legión el Jueves Santo en Málaga, una de las más emotivas escenas que se pueden contemplar en toda España durante estos días. Pone los pelos de punta incluso a los escépticos como yo. FOTO: Jesús Domínguez

 Como viene siendo habitual por estas fechas, nos tomamos un merecido descanso desde ya mismo y no volveremos a abrir las puertas del local hasta el próximo lunes. Tal vez el domingo por la tarde, como habré de acudir a revisar y preparar los fogones, pueda contestar a los comentarios que se vayan dejando, caso de que los hubiere. Hemos sobrepasado ya el ecuador de esta tercera temporada y no puedo estar más satisfecho con los balances obtenidos — en torno a las 2.300 visitas diarias — hasta el presente por este bar virtual de copas. A partir del lunes afrontaremos el tramo final de una temporada densa, fatigosa para quien esto escribe, muy trabajada y repleta de contenidos. Una temporada, en suma y para qué lo vamos a negar, que está siendo a mi juicio la mejor y más completa en la breve historia de este humilde bar virtual de copas. A mediados de agosto cerraremos la presente sesión y, tras un obligado descanso de mes y medio, acometeremos la cuarta temporada que, Dios mediante, comenzará a rodar el día 1 de octubre. Ya os adelanto que esa próxima sesión será más ligera de contenidos, por lo que dejaremos de lado algunas categorías y nos centraremos exclusivamente en temas artísticos y culturales.

 Aquí en Madrid, tras un invierno extremadamente frío y continuamente lluvioso que se nos ha antojado tan insufrible como interminable, abrimos las puertas a la esperanzadora primavera de días más luminosamente largos y temperaturas mucho más moderadas que invitan al paseo y la excursión. Mi pobre bicicleta, un tanto apolillada de permanecer más días de lo inicialmente esperado en el garaje como consecuencia de las frecuentes lluvias invernales, está presta e impaciente para llevarme por esos caminos y senderos que sólo ella y yo conocemos de primera mano. Me ha solicitado, además, que componga una ilustrada entrada dedicada a una de esas rutas que ambos solemos realizar por estas fechas. Siendo mi bicicleta no puedo negarme a tal requerimiento y así, quizás en el mes de julio, dicha entrada verá la luz. Esta primavera toca redoblar esfuerzos para volver a adquirir esa forma física que se ha ido paulatinamente diluyendo como consecuencia de un invierno tan insufriblemente prolongado. A todos nos va a venir bien este esfuerzo ya que, a bordo de la bici, me suelen surgir muchas de las ideas que luego plasmo en este bar virtual de copas.

 Bueno, la azafata me está informando de que despegamos en breve y que, en consecuencia, he de apagar cualquier objeto electrónico susceptible de interferir en los instrumentos del cockpit. Disfrutad de la Semana Santa, pasadlo lo mejor posible, cumplid con vuestras obligaciones religiosas si en verdad os sentís religiosos, procurad ser respetuosos con las mismas si por el contrario así no os sentís y, sobre todo, prudencia al volante para quienes hayan de viajar por carretera. Os quiero aquí a todos/as de vuelta el lunes. Clearance for take-off… ¡Despegamos!