London National Gallery

 Por fin le llegó el turno a una de las mejores y más valiosas galerías de pintura del mundo. Mucho he recorrido con estos cuadros a mis espaldas pero, finalmente, están a buen recaudo. La catástrofe que amenaza a la humanidad puede pasar tranquilamente por Madrid, París, Florencia y Londres. Tengo en mi poder las mejores obras pictóricas de las pinacotecas más representativas de esas ciudades. No ha sido nada fácil componer una selección en la National Gallery aunque, gracias a los ánimos de mi amiga AMALIA, la empresa ha sido realizada con presumible éxito. Estos cuadros no acabarán siendo destruidos. Aquí están. Os dejo. Me llaman urgentemente del Rijsmuseum…

Velazquez Venus del espejo

1- LA VENUS DEL ESPEJO de Velázquez: Vamos a empezar poniéndonos de rodillas, que estamos ante una de las grandes obras del mejor pintor de todos los tiempos. Único desnudo femenino del autor, lógico si tenemos en cuenta la época que le tocó vivir. Magistral juego de cromáticos contrastes entre las telas que escoltan a la diosa y su propio cuerpo. Formidable efecto difuminado del espejo, de gran rigor técnico. Escorzo sensual y poético. Nótense los distintos matices entre las pieles de Cupido y de la diosa. La cara de Cupido es totalmente impresionista. Un prodigio de cuadro.

Van Eyck Matrimonio Arnolfini

2- EL MATRIMONIO ARNOLFINI de Jan Van Eyck: Quizás la mejor obra del pintor flamenco. Cuadro lleno de simbolismos. Impresionante maestría técnica en la utilización de un espejo cóncavo como punto de fuga. Entrada lateral de luz que nos anticipa a un futuro Vermeer. Detallismo y pulcritud cromática. Obra maestra entre las obras maestras. Me lo llevo a mi casa.

Leonardo Virgen de las rocas

3- LA VIRGEN DE LAS ROCAS de Leonardo: Para muchos, mejor ésta versión que la del Louvre. Ejemplares gradaciones lumínicas. Cuadro de supuestas connotaciones esotéricas. Deliciosa la expresión del ángel, uno de los rostros más bellos de Leonardo. Extraordinario el efecto logrado de profundidad, aunque se nota la mano de algún discípulo. Ingenioso contraste entre el cálido primer plano y la gama fría de los fondos.

Piero_della_Francesca Bautismo de Cristo

4- EL BAUTISMO DE CRISTO de Piero Della Francesca: Preciosa gama de tonos claros y transparentes. Los personajes llevan ropas de Umbría,  posando de una manera casi distante con la escena. Cuadro “futurista” que nos intenta recordar la geometría abstracta, a la manera de un muy posterior Cézanne. Aspecto genérico de serenidad y armonía. De lo mejor del maestro de Arezzo. Un detalle para los amantes de lo enigmático: Las nubes, ¿Son tales o son ovnis?

Hans Holbein Los embajadores

5- LOS EMBAJADORES de Hans Holbein: Adivina, adivinanza: ¿Qué objeto misterioso aparece cruzado en primer plano?  Obra maestra del autor y de todo el género del retrato. Grandiosa plasticidad y simbolismo. Los personajes se encuentran en los lados, dejando ver el centro del aparador, en una solución muy ingeniosa. Magnífico tratamiento de los ropajes. Una joya de cuadro.

Gainsborough La carreta del mercado

6- LA CARRETA DEL MERCADO de Gainsborough: ¿Cómo no ponerse melancólico ante la contemplación de este cuadro magistral? Obra de madurez, con la que Gainsborough consigue plasmar todo el esplendor y riqueza de la naturaleza, su pasión. Paisaje otoñal de incomparable riqueza. Conseguidísimos efectos lumínicos. Perfecta pincelada. Magistral obra

Turner Lluvia, vapor y velocidad

7- LLUVIA, VAPOR Y VELOCIDAD de Turner: Nuevamente de rodillas, que merece este cuadro tal pleitesía. Torbellino luminoso donde Turner logra reunir los tres elementos que define el cuadro. Arriesgadísimo contraste de claroscuros. Magisterio en el empleo del color y perfecta combinación “alocada” de gamas y gradaciones. Una pena que Turner no pudiera pintar el olor a vapor… ¿Seguro que no? Dicen que Turner se asomaba a la ventana los días lluviosos para experimentar el golpeo de la lluvia…

Botticelli Venus y Marte

8- VENUS Y MARTE de Botticelli: Insuperable maestría en el dibujo de Marte, de lo mejor del maestro, que nos recuerda al gran Miguel Ángel. Perfecta composición resolutiva culminada por la lanza que transportan los faunos. Contraste de estados entre la diosa y Marte, vida y pausa. Cuadro alegórico del matrimonio. Botticelli es un genio del dibujo y ésta es una de sus mejores muestras. Perfecto.

Caravaggio Cena de Emaus

9- LA CENA DE EMAUS de Caravaggio: Voy a ser sincero: Caravaggio es un pintor que se ve muy favorecido en las ilustraciones y que decepciona un tanto al natural. Luego de esta pecaminosa advertencia, admiremos este cuadro. Las figuras de los tres discípulos superan totalmente la de un insustancial Cristo. Calidad pictórica fuera de toda discusión en las viandas de la mesa. Los personajes parecen sacados de una película italiana de posguerra. Buenísima la expresión del tipo que está de pie, a la izquierda. Inconfundible atmósfera tenebrista. Gran cuadro.

Constable El maizal

10- EL MAIZAL de Constable: Genial paisaje de resonancias bucólicas. Precisa y cuidada técnica. Hay un especial recuerdo a Claudio de Lorena en el tratamiento de la luz. Cuadro de infinita añoranza, demuestra el amor del autor por la naturaleza.  Cuidadoso detallismo en la escena del niño junto al arroyuelo. Obra muy trabajada y felizmente resuelta.