Oleg Caetani

 Oleg Caetani, ser hijo de un reconocido artista tiene sus ventajas si se decide seguir con la vocación paterna. Pero esta circunstancia también puede presentar numerosos inconvenientes. El hecho de nacer en una familia cultivada intelectualmente y de reconocido prestigio artístico significa, por regla general, gozar de una formación superior a la que pueden recibir otras personas, con una dedicación casi exclusiva a dicho entorno por el hecho de disfrutar de una posición económica del todo confortable producto de la herencia recibida de sus progenitores (siempre que éstos hayan sabido atesorar con corrección los beneficios obtenidos en su larga trayectoria artística). Pero estos privilegios pueden chocar con la eterna sombra de las comparaciones: En efecto, no es nada fácil tratar de mantener una independencia artística si uno tiene como padre a uno de los más grandes directores de orquesta que han surgido a lo largo del siglo XX. Oleg Caetani es hijo de Igor Markevitch, el añorado director ucraniano que tantas tardes de gloria dio a la música española cuando decidió asumir la asesoría artística de la por entonces recién creada Orquesta Sinfónica de RTVE. Caetani decidió prescindir del apellido paterno para evitar cualquier tipo de comparación. Sin embargo, todavía se sigue anunciando su nombre en revistas y programas de mano con el ripio de: Oleg Caetani, el hijo del famoso director Igor Markevitch…  Es el precio de ciertos privilegios.

Oleg Caetani nació en 1956 en Lausana, Suiza (nos ha sido del todo imposible precisar el día exacto de su nacimiento. En otras biografías, incluso, se le atribuye su nacimiento en 1958) en el seno de una familia en la que su padre era el conocido director de orquesta Igor Markevitch (aunque este dato no figura en ninguna de sus biografías oficiales). Para evitar comparaciones y perpetuar el linaje, Oleg ha venido utilizando el apellido de su madre, Donna Topazia Caetani. Inició sus estudios musicales con Nadia Boulanger en París para acceder después al Conservatorio de Roma, institución en donde estudió composición con Irma Ravinale y dirección con Franco Ferrara. En 1963, con apenas 17 años de edad, Caetani debuta como director al llevar a cabo una producción de Monteverdi en Roma. Posteriormente, Caetani se trasladó hasta Moscú para estudiar en el Conservatorio bajo la tutela de Kiril Kondrashin y Nadezhda Nikolaieva. De ahí pasó al Conservatorio de Leningrado, graduándose finalmente en dirección orquestal de manos de Ilya Musin. Luego de haber logrado el primer premio de dirección de la RAI de Turín y de haber obtenido un meritorio tercer puesto en el Concurso de Dirección Herbert von Karajan, Caetani inició su andadura profesional dirigiendo en la Staatsoper de Berlín, entidad en la que sirvió como asistente de Otmar Suitner. De ahí siguió una andadura un tanto vacilante que le hizo pasar por distintos escenarios alemanes como la Ópera de Weimar, la Ópera de Frankfurt, la Ópera de Wiesbaden y la Ópera de Chemnitz para recabar finalmente como director de la Orquesta Filarmónica Robert Schumann. Todos estos cargos fueron alternados con su aparición como director invitado por distintos escenarios europeos.

En 2001, Caetani debutó en La Scala de Milán y dos años más tarde hizo lo propio en la English National Opera. Se produjo entonces una historia cuanto menos rocambolesca: En 2005 se le anuncia como director musical de dicha institución, en relevo de Paul Daniel, para ser efectivo en 2006. Sin embargo, antes de finalizar 2005 Caetani cancela su compromiso al firmar un nuevo contrato como director titular de la Orquesta Sinfónica de Melbourne. Caetani alegó que la enorme distancia geográfica entre las dos ciudades no le permitía trabajar con regularidad en Londres (pero evitó mencionar que el contrato con la Melbourne Symphony era mucho más jugoso en términos económicos…). Al final, pese a que Caetani no asumió formalmente el cargo de director en Londres, cumplió con un pre-compromiso inicial y dirigió allí una producción de Vaughan Williams. Caetani venía dirigiendo con asiduidad a la Orquesta Sinfónica de Melbourne desde 2001 hasta que en 2005 fue el encargado de relevar a Markus Stenz en su titularidad. Allí permaneció hasta 2010 luego de haber realizado una extensa gira con dicha formación a través de Europa durante el año 2007. Desde entonces, Caetani ha venido colaborando con la Orquesta Sinfónica Giuseppe Verdi de Milán, formación con la que ha registrado el ciclo completo de las sinfonías de Shostakovich. En la actualidad, Caetani — poseedor de la nacionalidad suiza — tiene fijada su residencia en Florencia y suele colaborar a menudo con la Staaskapelle Dresden.

Tras unos comienzos algo indecisos, Oleg Caetani ha conseguido reafirmarse como director de prestigio merced a su más que interesante trabajo discográfico consistente en registrar la integral sinfónica completa de Shostakovich, la primera que se hizo al frente de una orquesta italiana. Director de ineludible parecido físico con su padre y dotado de una vasta cultura (habla a la perfección cinco idiomas), Caetani ha demostrado su solvencia como director operístico al tiempo que se ha revelado como un gran acompañante en los conciertos sinfónicos. Director versátil, elocuente y experimentado, Caetani aúna en su persona una rica simbiosis cultural eslava e italiana, preocupándose desde siempre por los contrastes sonoros y por dotar de un alto grado de dinamismo a muchas de sus interpretaciones, contundentes por regla general aunque también un tanto efectistas. Director asiduo de los conciertos de abono de numerosas orquestas españolas, Caetani ha ido demostrando su evidente progreso artístico en unas circunstancias que en ocasiones no han sido las más favorables. Verdadero trotamundos de la dirección, Caetani es un maestro cuyo mejor momento está aún por llegar a juicio unánime de la crítica.

De entre la gran  producción discográfica podemos mencionar las siguientes grabaciones (advertimos que los distintos enlaces que vienen a continuación no tienen porqué corresponderse necesariamente con la versión citada pero sí con la obra mencionada): La dama de picas de Chaikovski (vídeo de referencia desconocida); Poliuto de Donizetti, junto a Carreras, Ricciarelli, Pons y Polgar, y dirigiendo la Orquesta Sinfónica de Viena (CBS 44821); Sinfonía nº35 de Mozart dirigiendo la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera (ABC CLASSICS 867769); y, finalmente, Canti della stagione alta de Pizzetti, junto a Susanna Stefani y dirigiendo la Orquesta Filarmónica Robert Schumann (MARCO POLO 8225058). Nuestro humilde homenaje a este gran director de orquesta.

Si te ha gustado este pos sobre Caetani puedes compartirlo en Facebook y Twitter, gracias a todos.