watermark

 La cantante irlandesa Enya, cuyo verdadero nombre es Eithne Patricia Ní Bhraonáín, comenzó componiendo bandas sonoras para películas con un éxito más bien moderado. No obstante, en 1987 recibe una oferta de la BBC para escribir la música de un documental titulado Los Celtas. Aquella idea contribuyó a que se editase su primer LP, Enya, que fue un completo éxito en Inglaterra y los EEUU, lanzándola definitivamente al estrellato artístico. Pero fue al año siguiente donde consiguió el unánime reconocimiento internacional debido al lanzamiento de su LP Watermarks, un disco extraordinariamente bien trabajado y que contaba con canciones escritas en gaélico e incluso en latín. A pesar de que la cantante nunca lo consideró así, el disco es una buena muestra del movimiento New Age, una vía creativa caracterizada por el misticismo y la espiritualidad. De aquel sensacional trabajo sobresalía una canción que dio la vuelta al mundo por su extraordinario arreglo y nivel compositivo, Orinoco flow, tema que con frecuencia es confundido con otro llamado Sail away debido a que utiliza esta misma frase en el estribillo.

 La canción, en 4/4 y con unas acentuadas síncopas, se abre con un original y ostinato ritmo que imita el pizzicato de una sección de cuerdas orquestales. Sobre el mismo, se instala una melodía sinuosa con un motivo estructurado en pregunta-respuesta. La sensación armónica de coro pinta de manera un tanto exótica esta peculiar coloratura. Tras unas repetidas y breves entonaciones sobre acorde menor de subdominante, bellamente decoradas con imitaciones en arpegio de los teclados, una nota sostenida da paso al estribillo — Sail away — modulado sobre tónica mayor y que se engarza perfectamente al ritmo anterior, interaccionando incluso con el mismo, en un logrado efecto compositivo. La sección central nos ofrece un nuevo motivo rítmicamente ligado al tema del estribillo, partiendo del tono menor para ir a desembocar en mayor y dar nuevamente paso al referido estribillo. La canción, aunque parece un poco artificial en una primera audición, está ingeniosamente estructurada y los ya mencionados efectos de pizzicatti otorgan una atmósfera muy sensual a la misma. Los arreglos, muy bien acometidos, consiguen crear un misterioso y envolvente efecto que logra cautivar al oyente.

 Enya es una cantante que compone y produce sus propias obras, siendo por ello investida Doctora Honoris Causa en Música por la Universidad de Galway. Además, no ofrece conciertos y sus trabajos creativos salen siempre al mercado en el formato EP. Vive recluida en su castillo de Manderley, en el condado de Dublín, y mantiene un absoluto celo en lo referido a su vida privada. Ahí os dejo la letra de la canción y su traducción.

Let me sail, let me sail,
let the Orinoco flow,
Let me reach, let me beach
On the shores of Tripoli.
Let me sail, let me sail,
Let me crash upon your shore,
Let me reach, let me beach
Far beyond the Yellow Sea.

From Bissau to Palau – in the shade of Avalon,
From Fiji to Tiree and the Isles of Ebony,
From Peru to Cebu hear the power of Babylon,
From Bali to Cali – far beneath the Coral Sea.

From the North to the South,
Ebudc into Khartoum,
From the deep sea of Clouds
To the island of the moon,
Carry me on the waves
To the lands I’ve never been,
Carry me on the waves
To the lands I’ve never seen.

We can sail, we can sail…
We can steer, we can near
With Rob Dickins at the wheel,
We can sigh, say goodbye
Ross and his dependencies
We can sail, we can sail…

—————————————

Déjame navegar, déjame navegar,
deja fluir al Orinoco,
déjame alcanzar, déjame arribar
en las costas de Trípoli.
Déjame navegar, déjame navegar,
déjame chocar con tu costa,
déjame alcanzar, déjame arribar
más allá del Mar Amarillo.

De Bissau a Palau – En la sombra de Avalón,
de Fiji a Tiree y las Islas de Ébano,
de Perú a Cebú escuchando el poder de Babilonia,
de Bali a Cali – Por debajo del Mar de Coral.

Desde el Norte hasta el Sur,
Ebudae hacia Khartoum,
desde el profundo mar de nubes,
a la isla de la Luna,
llévame en las olas
a las tierras donde nunca he estado,
llévame en las olas
a las tierras que nunca he visto.

Podemos dirigir, podemos acercarnos,
con Rob Dickins en la rueda,
podemos suspirar, decir adiós
a Ross y sus dependencias,
podemos navegar, podemos navegar…