Herbert Thorson Blomstedt

Herbert Thorson Blomstedt nació el 11 de julio de 1927

Como ya hemos comentado en más de una ocasión a lo largo de esta sección, algunos directores de orquesta son del todo renuentes a la práctica operística y en consecuencia deciden centrar su actividad profesional en la música sinfónica. Esta circunstancia a veces provoca situaciones ciertamente paradójicas y mucho más cuando la figura del director en cuestión resulta del todo atípica. En 1975, los círculos musicales más relevantes del mundo se sorprendieron ante la aceptación por parte de un director absolutamente comprometido con sus creencias religiosas de un cargo musical gestionado por las ateas autoridades gubernamentales de la entonces República Democrática Alemana. Herbert Thorson Blomstedt, piadoso seguidor de la Iglesia Adventista, se mantuvo al frente de la prestigiosa Staatskapelle Dresden durante una década con unos resultados artísticos del todo encomiables. Sin embargo, y coincidiendo con la reapertura del Teatro Semperoper de Dresde en 1985, la orquesta sajona volvió a interpretar ópera de una manera regular. Fue entonces cuando Blomstedt consideró que no era la persona más adecuada para esta nueva etapa y por tanto renunció a la titularidad de la Staatskapelle. Pocas veces podremos encontrar a un director tan sincero y comprometido con sus principios musicales como Herbert Thorson Blomstedt .

¿Cuándo nació Herbert ?

Herbert Thorson Blomstedt nació el 11 de julio de 1927 en Springfield, Massachusetts, en el seno de una familia de origen sueco que decidió retornar a su país cuando el pequeño Herbert apenas contaba con dos años de edad. Habiendo recibido sus primeras nociones musicales por parte de su madre, una pianista aficionada, Blomstedt ingresó en la Real Escuela de Música de Estocolmo en 1945 y posteriormente en la Universidad de Uppsala, centro en donde alternó su formación musical con enseñanzas en materia de psicología y religión. A partir de 1949, Blomstedt tomó parte en los cursos de composición impartidos en Darmstadt por John Cage y también recibió formación en dirección orquestal a cargo de Igor Markevitch en el Mozarteum de Salzburgo. Estas experiencias se vieron complementadas con el estudio de música renacentista y barroca a cargo de Paul Sacher en la Schola Cantorum Basiliensis. Ya en 1953, Blomstedt partió para los EEUU para ampliar su formación como director de orquesta por medio de los cursos impartidos por Jean Moriel en la Juilliard School de Nueva York y por Leonard Bernstein en Tanglewood. Precisamente allí, Blomstedt obtuvo el primer premio en el Concurso de Dirección Sergei Koussevitzki en 1953. Un año más tarde, Blomstedt inició su andadura profesional como director al frente de la Orquesta Filarmónica de Estocolmo con tal éxito que ese mismo año fue designado director titular de la Orquesta Sinfónica de Norrköping, cargo en el que permaneció hasta 1961 luego de haber conquistado en 1955 el primer premio en la Competición Internacional de Directores de Orquesta de Salzburgo. En 1962, Blomstedt pasó a ocupar la titularidad de la Orquesta Filarmónica de Oslo hasta 1967, año en que cambió dicho puesto para hacerse cargo de la Orquesta Sinfónica de la Radio Danesa por espacio de una década.

El primer contacto Staatskapelle Dresden

A raíz de una gira de la Staatskapelle Dresden por los países nórdicos, Herbert Thorson Blomstedt tuvo un primer contacto con esta formación en 1968. Ese mismo año, la orquesta se encontró repentinamente sin director titular tras la renuncia de Martin Turnovsky como consecuencia de la participación de la RDA en los sucesos de la Primavera de Praga de 1968. Tras dirigir una serie de conciertos en Dresde en calidad de invitado, Blomstedt fue nombrado director titular de dicha formación en 1975, cargo en el que permaneció hasta 1985 y que alternó con la titularidad de la Orquesta Sinfónica de la Radio Sueca desde 1977 a 1983. Con la Staatskapelle, Blomstedt realizó una serie de giras internacionales que sirvieron para cimentar su prestigio como director. Esta etapa fructífera terminó en 1985, cuando Blomstedt abandonó Dresde para hacerse cargo de la dirección de la Orquesta Sinfónica de San Francisco. De nuevo Blomstedt permaneció una década, hasta 1995, al frente de una formación que acabó nombrándole Director Laureado. Sin embargo, la relación de Blomstedt con la orquesta californiana no resultó nada fácil, ya que muchos de sus profesores abandonaron la entidad para formar parte de la flamante Ópera de San Francisco. Con todo, Blomstedt lideró una amplia reorganización de dicha orquesta con resultados del todo satisfactorios. En 1996, Blomstedt regresó a Europa para ponerse al frente de la Orquesta de la Radio del Norte de Alemania (NDR Hamburguer) por un espacio de dos temporadas, cargo que abandonó en 1998 al ser requerido por la prestigiosa Orquesta del Gewandhaus de Leipzig para ser su director titular hasta 2005. Paralelamente, Herbert Blomstedt ha desarrollado una brillante carrera internacional como director invitado por las más prestigiosas orquestas del mundo y se ha destacado como uno de los mejores docentes en materia de dirección orquestal. En la actualidad, Blomstedt mantiene una estrecha vinculación como director honorario en la Orquesta Sinfónica de San Francisco, Sinfónica de Bamberg, Sinfónica de la Radio Danesa, Sinfónica de la Radio de Suecia, Sinfónica de la NHK de Tokio y Gewandhaus de Leipzig. Asimismo, Blomstedt es una reputada figura en el seno de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y por tal motivo renuncia a ensayar y dirigir los sábados.

Herbert Thorson Blomstedt es un director dotado de una gran sensibilidad y amante del trabajo pulido, pese a que suele mostrarse de una manera espontánea en determinados momentos. Poco amigo de las apariciones mediáticas, Blomstedt centra su actividad con el único objetivo de que sólo la música sea la principal protagonista en sus actuaciones. Uno de sus fuertes como director de orquesta es su especial clarividencia para edificar todo el entramado arquitectónico de las obras a ejecutar, llegando a ser célebre el sentido dramático y emocional que imprime a determinadas piezas especialmente del período romántico. Poseedor de una extraordinaria y completa formación musical, el repertorio de Blomstedt es del todo extenso y abarca desde los románticos centroeuropeos hasta la música compuesta en la primera mitad del siglo XX, con especial atención a los compositores escandinavos como Nielsen — posiblemente es su mejor traductor en la actualidad — y Berwald. Su trayectoria artística se ha centrado sobre todo en los conciertos sinfónicos, dejando la ópera reducida a un espacio casi marginal.

Festival Internacional de Música de Granada, primera semana de julio de 1980: Herbert Blomstedt se encuentra de gira por España al frente de la Orquesta de la Staatskapelle de Dresde y se dispone a acompañar el Concierto para violín de Sibelius en el incomparable marco del palacio de Carlos V de Granada. Al poco de empezar la obra, los asistentes notaron que algo extraño le sucedía al maestro sueco, ya que parecía quejarse de una serie de dolores que impedían un desarrollo normal del concierto. Visiblemente afectado y con el público en vilo ante el imprevisto suceso, Blomstedt logra acabar a duras penas el primer movimiento de un concierto que se suspende temporalmente. Cuando todos daban por sentado que la sesión habría de suspenderse definitivamente, Blomstedt apareció de nuevo en escena para proseguir con la función sentado en una silla y con sus facultades un tanto mermadas. Ya en la segunda parte, Blomstedt pareció haberse recuperado del todo y ofreció una antológica versión de la Sinfonía Patética de Chaikovski. Aquella jornada, Blomstedt demostró ser un ejemplo de absoluta e irreprochable profesionalidad.

Legado discográfico debido a Herbert Thorson Blomstedt

De entre su legado podemos mencionar las siguientes grabaciones (advertimos que los distintos enlaces que vienen a continuación no tienen porqué corresponderse necesariamente con la versión citada pero sí con la obra mencionada): Misa en si menor, BWV 232, de Bach, junto a Larsson, Ziesak, Genz y Henschel, y dirigiendo la Orquesta del Gewandhaus (EUROARTS 2054518); Sinfonías nº5, 6 y 9 de Beethoven dirigiendo la Staatskapelle Dresden (BRILLIANT CLASSICS 99927 — integral sinfónica); Sinfonías nº1 y 4 de Brahms dirigiendo la Orquesta del Gewandhaus (DECCA 455510); selección de obras corales de Brahms, junto a Jard van Nes y dirigiendo la Orquesta Sinfónica de San Francisco (DECCA 430281); Sinfonía nº9 de Bruckner dirigiendo la Orquesta del Gewandhaus (DECCA 458964); Matías el pintor de Hindemith dirigiendo la Orquesta Sinfónica de San Francisco (DECCA 421523); los 2 Conciertos para piano de Mendelssohn, junto a Jean-Ives Thibaudet y dirigiendo la Orquesta del Gewandhaus (DECCA 468600); Sinfonías nº1, 3, 5 y 6 de Nielsen dirigiendo la Orquesta Sinfónica de la Radio Danesa (EMI 00829 — integral sinfónica); y, finalmente, los 2 Conciertos para clarinete de Von Weber, junto a Sabine Meyer y dirigiendo la Staatskapelle Dresden (EMI 67989). Nuestro humilde homenaje a este gran director de orquesta.