Odón Alonso Ordás nació en La Bañeza, provincia de León, el 28 de febrero de 1925, en el seno de una familia en donde el padre era director de orquesta. De él tomó Odón sus primeras nociones musicales y con apenas veinte años de edad inició una carrera como concertista de piano que sólo fue interrumpida por su deseo de asimilar la dirección orquestal. De esta manera, Alonso completó cursos de dirección en Viena, Salzburgo y Siena bajo la tutela de profesores como Markevitch y Van Kempen hasta que en 1950 le llega su primer trabajo continuado como director del Coro de Cámara de Radio Nacional de España. Tres años más tarde, Alonso asumió la titularidad de la Orquesta Solistas de Madrid hasta que en 1957 fue nombrado director musical del Teatro de la Zarzuela. Por entonces, Odón ya había debutado el año anterior al frente de la Orquesta Nacional de España y su nombre sonó con fuerza como posible sucesor de Argenta. Ya en 1960, Alonso tomó las riendas de la depauperada Orquesta Filarmónica de Madrid para dirigirla en lo que sería prácticamente su última etapa (aunque tras su marcha tomaría el mando de la misma García Polo) y con una falta de continuidad propia de un conjunto estable. Pese a ello, Alonso protagonizó relevantes actuaciones con dicha formación en la Semana de Música Religiosa de Cuenca y llegó incluso a estrenar en España alguna obra de Stravinski.

 Pese a que tres años atrás Odón Alonso había renunciado presentarse al concurso-oposición para cubrir dos plazas de titular en la recién creada Orquesta Sinfónica de RTVE, en 1968 fue designado co-titular de la misma, junto con García Asensio, tras la salida de Antoni Ros-Marbá. Un total de 16 años duró el período en el que Alonso llevó a cabo una labor caracterizada por la presentación de un repertorio basado en criterios imaginativos y de renovación. Odón Alonso ofreció un gran número de obras nuevas o de rara audición para el público español del momento, como los Gurrelieder de Schönberg o la Turangalila de Messiaen. A nivel de estrenos, el maestro leonés presentó obras de Miguel Alonso, Carmelo Bernaola, Alberto Blancafort, Miguel Ángel Coria, Oscar Esplá, Antón García Abril y Ernesto Halffter, entre otros. Por otra parte, Alonso realizó con dicha orquesta una serie de giras internacionales que le llevaron por EEUU, México, Inglaterra, Bélgica y Francia, aparte de por muchas ciudades españolas. Alonso abandonó la titularidad de la Orquesta de RTVE en 1984 y, según la opinión de muchos críticos, su etapa coincidió con la época más brillante — junto con los conciertos dirigidos por Markevitch — de una formación que parece no remontar nunca el vuelo.

 En 1986, Odón Alonso fue nombrado director musical — en sustitución de John Barnett — de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, formación que había sido fundada en 1956 por otro español universal, Pau Casals, y se mantuvo en dicho puesto hasta 1992, siendo nombrado hijo adoptivo de Puerto Rico. De forma paralela, Alonso desarrolló una intensa carrera como director invitado en América, Austria, Italia, Francia y Portugal, ejerciendo además la docencia en la Escuela Superior de Canto de Madrid como catedrático de ópera y oratorio. En 1993, Alonso decidió regresar a España para hacerse cargo del Otoño Musical de Soria, espacio que conjuga la música con la literatura, y en donde permaneció vinculado durante el resto de su vida. Dos años más tarde, Alonso fue titular de la Orquesta Ciudad de Málaga (actual Orquesta Filarmónica de Málaga) hasta 1999, labor que alternó durante algún tiempo con la dirección de la Orquesta Clásica de la Comunidad de Madrid. Ese mismo año tuvo que cancelar su presencia en el Teatro Real de Madrid como consecuencia de una indisposición, en lo que significó el comienzo de su retirada como director. En septiembre de 2004, Odón Alonso recibió un caluroso homenaje en el Auditorio Nacional de Madrid con la presencia de los miembros de las cuatro orquestas españolas a las que había dirigido a lo largo de su trayectoria artística. Entre las numerosas condecoraciones que recibió Alonso destacan la Orden de las Artes y las Letras de Francia, la Medalla de Honor de la SGAE, la Encomienda de Isabel la Católica y la Medalla al Mérito Artístico de la Universidad Complutense de Madrid. Desgraciadamente, la madrugada del pasado 21 de febrero de 2011 el maestro Alonso nos dejó para siempre en una clínica madrileña. Siguiendo sus deseos, sus restos reposan en Soria.

 Odón Alonso fue un director minucioso y de cuidada expresividad que gustó de prodigar un repertorio de lo más heterogéneo para un público español muy poco acostumbrado a las novedades. De porte elegante, señorial y con una elocuente gesticulación, Alonso destacó por imprimir una precisa musicalidad en sus ejecuciones y por basar su oficio en un gran respeto a la partitura. Uno de sus grandes aciertos fue el de ofrecer una interminable lista de estrenos de autores españoles, en clara sintonía con la función de servicio público que caracterizaba a la Orquesta de RTVE. Director ciclotímico, su técnica de batuta era capaz de lo peor — en una ocasión se vio obligado a reiniciar una Pasión según San Mateo con la Orquesta de RTVE ante el cacao montado en los primeros compases — y también de lo mejor, como cuando ofreció una memorable versión de la Sinfonía nº5 de Chaikovski al frente de la ONE en 1984. El público sabía de esta condición y esperaba con expectación al mejor Odón durante los conciertos. (Ciertamente, pocos directores españoles han sido tan queridos y apreciados por el público español). Odón Alonso también destacó como compositor — es autor del Himno de León — y como autor de alguna que otra banda sonora cinematográfica. Quien esto escribe tuvo la oportunidad de charlar distendidamente con el maestro Alonso en varias ocasiones. Doy fe de su caballerosidad, humildad, buen hacer, cordura, amabilidad y simpatía. Odón Alonso fue un gran director, sin duda, pero además una persona del todo entrañable. Sirva nuestro humilde homenaje en su recuerdo.

 A pesar de que en los archivos del Ente Público RTVE se conservan casi todos los conciertos ofrecidos por el maestro Odón Alonso al frente de la Orquesta Sinfónica de dicha entidad, sólo he podido encontrar algunos ejemplos en YouTube dirigiendo fragmentos de Penella, Donizetti, Escudero, Rodrigo, Rossini, Jiménez, Haendel, Bacarisse, Mozart y la versión completa de Il Trovatore de Verdi.