John Dunstable

John Dunstable

 John Dunstable nació en una fecha indeterminada del año 1390 en Dunstable

En el enlace al vídeo que hoy os dejo podemos escuchar el motete Veni Sancte Spiritus del compositor inglés John Dunstable. La versión del enlace se corresponde con una lectura debida al Hilliard Ensemble dirigido por Paul Hillier y dicha grabación se encuentra disponible en el sello EMI (ref 88592). De los aproximadamente treinta motetes que nos han llegado de Dunstable, doce de ellos son isorrítmicos como en el ejemplo que hoy mostramos. A modo de resumen, un motete isorrítmico es aquel que sigue una pauta rítmica fija a lo largo de toda la pieza con independencia de la secuencia melódica. Ya en el siglo XIV aparecen los primeros ejemplos de motetes isorrítmicos en autores como Machaut y De Vitry y su uso se extenderá hasta bien entrado el siglo XV. En este motete, Dunstable se sirve de dos procedimientos compositivos: Por un lado, adornando las frases sucesivas de la pieza sobre la voz superior del dúo que introduce cada sección isorrítmica. Por otro lado, Dunstable utiliza las segundas y terceras frases como cantus firmus en la voz de tenor. Conviene añadir que John Dunstable es un compositor realmente complicado de encasillar cronológicamente. Podríamos decir que se sitúa en el epígono entre la Baja Edad Media y el primer Renacimiento. Por este motivo, la etiqueta que he añadido en el encabezamiento de la entrada, Renacimiento, hay que tomarla con ciertas reservas.

Allá por 1400, los príncipes ingleses empezaron a buscar esparcimiento mediante la creación de pequeños conjuntos corales, como así lo prueban las narraciones del poeta Chaucer, fallecido precisamente en 1400. El más importante teórico musical de la época, el flamenco Johannes Tinctoris (1435-1511), afirmaba que los coros asentados en las distintas cortes lo estaban a imitación del coro papal de Roma; y que al ofrecer a los cantantes una posición más privilegiada de la que pudieran obtener de la iglesia, habían colaborado esencialmente en el gran resurgimiento de la música y la composición. En 1477 escribía Tinctoris que el extraordinario impulso de la música se apoyaba sobre todo en la escuela inglesa que, desde unos cuarenta años atrás, había fundado una especie de Ars Nova.  El poeta Martin le Franc (1410-1461) apoyó este punto de vista en su poema Le Champion des Dames (hacia 1440), aclarando que la consideración de Dufay y Binchois por los compositores más antiguos se explicaba porque habían adoptado el estilo inglés, la contenance angloise. Los compositores más nombrados fueron Forest, Sturgeon, Damett, y Power, aunque el propio rey Enrique V componía también. Pero el grueso de las referencias se las llevó el que fue considerado como cabeza musical de la escuela inglesa, John Dunstable.

John Dunstable nació en una fecha indeterminada del año 1390 en Dunstable, condado de Bedfordshire, y de sus primeros años así como de su formación musical no sabe prácticamente nada. Es probable que hacia 1422 Dunstable viajara a Francia junto con el duque de Bedford, hermano de Enrique V de Inglaterra, y regente en París entre 1422 y 1435, como así parece figurar en una inscripción sobre astronomía que afirma que Dunstable era canónigo, astrónomo muy reconocido y compositor al servicio del duque. Al parecer, Dunstable gozó siempre de un gran capital financiero y poseía además grandes extensiones de terreno y propiedades inmobiliarias al sur de Inglaterra. Ya de vuelta en Inglaterra, en 1438 Dunstable trabajó para el duque de Gloucester y dos años después, en el cénit de su fama, es considerado como el principal compositor inglés ( y astrónomo) de su época. Hombre cultísimo para su época (también abordó estudios de medicina y astrología), Dunstable falleció el 24 de diciembre de 1453 en Londres, como así consta en el epitafio de la iglesia de Stephen Walbrook de Londres.

La fama internacional de John Dunstable fue tan grande que, tras su muerte, se le atribuyeron muchas innovaciones musicales que habían sido ideadas por otros compositores (se llegó a afirmar que Dunstable había inventado el contrapunto). Dunstable adoptó para su música religiosa el estilo de la canción francesa profana cuya voz superior está sostenida por dos voces de la misma duración, generalmente sin texto. Dunstable también aportó la novedad de la preferencia inglesa por el tritono y el acorde de sexta, así como por un peculiar tratamiento de las disonancias. Sirva desde aquí nuestro humilde homenaje a este magnífico compositor.