Conciertos para piano, selección

Conciertos para piano, selección

 Mejores conciertos para piano, selección

Proseguimos con la responsable tarea de rescatar los mejores manuscritos musicales ante la cada vez más próxima catástrofe que se nos avecina. Hoy vamos a seleccionar los diez mejores conciertos para piano y orquesta, dada la trascendencia que tiene este instrumento a lo largo de toda la historia de la música. Nos hemos permitido incluir un pequeño concierto para clavecín de Bach por el motivo de que existen numerosas versiones disponibles para pianoforte y es habitual su interpretación con este instrumento en las salas de conciertos. Espero que os guste la selección que ya ponemos a buen recaudo. No me dejan descansar: Me están llamando para que seleccione las mejores suites y poemas sinfónicos… ¡Van a acabar conmigo!

Conciertos para piano

Bach1- CONCIERTO PARA CLAVECÍN EN FA MENOR (BWV 1056) de Johann Sebastian Bach: Existen series dudas sobre si el origen de esta preciosa obra es un original para violín o para oboe. Trabajo conciso y de difícil ejecución. Se suele interpretar sustituyendo el clavecín por un pianoforte o un simple clave que a menudo adultera el concepto inicial de la obra. El segundo movimiento — Largo — es uno de los movimientos más poéticos y sublimes del compositor alemán. VERSIÓN RECOMENDADA: Trevor Pinnock (director y clave) con la English Concert. ARCHIV.

Mozart2- CONCIERTO PARA PIANO Nº20 EN RE MENOR (K 466) de Wolfgang Amadeus Mozart: Dentro de la dificultad que supone decidirse por alguno de los 27 conciertos mozartianos para piano, he optado por el número 20. Temperamental y tenso primer movimiento, perfectamente estructurado. La Romanza del segundo movimiento es una de las páginas más brillantes de Mozart. Último movimiento de gran lucimiento introductorio orquestal, con magistrales diálogos sabiamente modulados entre piano y orquesta. De los mejores conciertos del salzburgués. VERSIÓN RECOMENDADA: Alfred Brendel con la Academy of St Martin in the Fields dirigida por Neville Marriner. PHILIPS

Beethoven3- CONCIERTO PARA PIANO Nº4 EN SOL MAYOR, Op.58 de Ludwig Van Beethoven: Es mi concierto favorito del maestro alemán y uno de los mejores de toda la literatura escrita para piano. Suave inicio del piano que introduce a una orquesta que despliega toda una lluvia temática. El segundo movimiento es un contrastado diálogo entre una férrea orquesta y un piano que intenta amansarla. Lo consigue, en un final sublime. Tercer movimiento con hermosos y difíciles floreados para el lucimiento del pianista. Vigoroso y efectivo, con una coda monumental donde la orquesta se convierte en un simple cuarteto de cuerdas. Sensacional y equilibrada obra. VERSIÓN RECOMENDADA: Maurizio Pollini con la Filarmónica de Berlín dirigida por Claudio Abbado. Deutsche Grammophon

Chopin4- CONCIERTO PARA PIANO Nº2 EN FA MENOR, Op. 21 de Frederic Chopin: A pesar de que la orquesta juega un mero papel de acompañante, con escaso protagonismo, la partitura para piano es inmensa, una de las cimas de todo el período romántico. Primoroso primer movimiento, con larguísimos desarrollos melódicos. El segundo movimiento nos sumerge en una emotiva declaración de amor, de excepcionales cualidades armónicas y conseguidísimos rubatos. Tercer movimiento para valientes, donde la digitación de la mano derecha ha de ser perfecta para una correcta interpretación. Una obra que enamora desde el primer compás. VERSIÓN RECOMENDADA: Murray Perahia con la Filarmónica de Israel dirigida por Zubin Metha. CBS SONY

Brahms5- CONCIERTO PARA PIANO Nº2 EN SI BEMOL MAYOR, Op. 83 de Johannes Brahms: Auténtica sinfonía concertante con piano, es la obra cumbre de este género de concierto. Obra de grandes pretensiones. Un solo de trompa con eco pianístico introduce el primer movimiento, de gran desarrollo y perfectamente estructurado. Inconfundible aroma cíngaro en el segundo movimiento, con marcados contrastes entre piano y orquesta. Tercer movimiento de resonancias melancólicas, con gran protagonismo del cello. Culmina con una cristalina coda de sensaciones nostálgicas y llorosamente amorosas. De lo más inspirado de Brahms. El último movimiento contrapone el lirismo del piano a una melodía vigorosa de cuerdas en octavas de incomparable belleza. Obra imprescindible para todo aquel pianista que quiera labrarse una merecida reputación. VERSIÓN RECOMENDADA: Daniel Barenboim con la Orquesta New Philharmonia dirigida por sir John Barbirolli. EMI

Schumann6- CONCIERTO PARA PIANO EN LA MENOR, Op. 54 de Robert Schumann. Puede que sea la obra más profunda del autor. Más que un concierto, es un diálogo del piano con todas las secciones orquestales. Inolvidable tema expuesto por el oboe en el primer movimiento. Segundo movimiento delicado, tierno e íntimo. El tema estalla en el piano en el tercer movimiento, que concluye con una sensacional recapitulación. Una joya. VERSIÓN RECOMENDADA: Geza Anda con la Filarmónica de Berlín dirigida por Rafael Kubelik. Deutsche Grammophon.

Edvard Grieg7- CONCIERTO PARA PIANO EN LA MENOR, Op. 16 de Eduard Grieg: Obra de juventud que anticipa el genio del autor. Brava introducción del piano en el primer movimiento, con grandiosa cadenza final. Destacado protagonismo del viento en el segundo movimento, de gran lirismo. Tercer movimiento de marcado acento nacionalista nórdico. Arriesgadísimas armonías ingeniosamente resueltas. Obra muy “concertable”. VERSIÓN RECOMENDADA: Claudio Arrau con la Sinfónica de Boston dirigida por sir Colin Davies. PHILIPS

Ravel8- CONCIERTO PARA PIANO EN SOL MAYOR, de Maurice Ravel: Obra de gran virtuosismo pianístico, muy superior a la orquesta. Lucha de tonalidades en el primer movimiento. El segundo movimiento es una de esas piezas que nos invitan a la paz y a la bondad entre semejantes. De lo más bello que se haya escrito jamás para piano y orquesta. Fabulosa orquestación, de gran variedad tímbrica. Tras cuatro acordes, el piano inicia una carrera alocada en el último movimiento. Luego de una enconada lucha, el piano gana la batalla. Obra para verdaderos virtuosos. VERSIÓN RECOMENDADA: Martha Argerich con la Sinfónica de Londres dirigida por Claudio Abbado. Deutsche Grammophon

Bartok9- CONCIERTO PARA PIANO Nº2 de Bela Bartok: Riqueza inventiva y versatilidad. Primer movimiento donde sólo interviene el viento y la percusión. Espectacular arranque del piano. Por contra, es sólo la cuerda la protagonista del segundo movimiento, magistral composición de mágica y envolvente atmósfera. De lo mejor de Bartok. Gran sonoridad pianística en el tercer movimiento, ya con toda la orquesta incorporada. Obra clave del autor. VERSIÓN RECOMENDADA: Maurizio Pollini con la Sinfónica de Chicago dirigida por Claudio Abbado. Deutsche Grammophon

Rachmaninov10- CONCIERTO PARA PIANO Nº2 EN DO MENOR, Op. 18 de Serguei Rachmaninov: Polémico autor, desplazado de las vanguardias musicales de la época. Es, posiblemente, el último “romántico” de vida y obra. El concierto, guste o no, es de una belleza incontestable. Primer movimiento de grandes proporciones, con enormes acordes que requieren la mano de un gigante para su resolución. Dificilísimo. El segundo movimiento es de un lirismo sobrecogedor, un vivo retrato de la melancolía que envolvió al autor durante toda su vida. Inolvidable conclusión. Tercer movimiento con vuelta temática del primero. Espectacular apoteosis final. Es una obra que me enamoró desde el primer día. VERSIÓN RECOMENDADA: Vladimir Ashkenazy con la Orquesta del Concertgebouw dirigida por Bernard Haitink. PHILIPS

Si te ha gustado la selección que hemos realizado de los 1o mejores conciertos para piano comparte.