Pinchas Steinberg

PINCHAS STEINBERG con la Orquesta Sinfónica de la NHK de Tokio: Versión del director israelí nacido en 1945 y que ha dirigido en calidad de invitado a las principales agrupaciones orquestales del mundo. Steinberg fue asimismo titular de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Viena entre 1989 y 1986 y de la Orquesta de la Suisse Romande entre 2002 y 2005. Actualmente colabora con distintas agrupaciones norteamericanas, como la Sinfónica de Dallas y la Sinfónica de Cincinnati y es, además, un reconocido director de ópera. La versión es cuidadosa y bien tratada, en líneas generales, aunque observamos un punto un tanto aséptico en la interpretación. (La fanfarria de trompetas resulta un tanto sosa). De igual manera, la transición hasta el primer estallido orquestal adolece de cierta precipitación. Se perciben ciertos desequilibrios de tempi en algunas fases y la dinámica sonora de los acordes finales es francamente mejorable. La orquesta cumple con su papel de manera notable y demuestra un nivel técnico encomiable, aunque el sonido resulte un tanto metálico en comparación con otras formaciones europeas de primerísimo nivel. Versión para andar por casa, aceptable.

Nicolas Krauze

NICOLAS KRAUZE con la Orquesta Filarmónica de Budapest: Nicolas Krauze es un jovencísimo director francés que ha desarrollado buena parte de su formación musical en el Conservatorio de Moscú, siendo alumno de Gennady Cherkassov y de Edward Ambartsourtnian entre otros directores. Aparte de dirigir en calidad de invitado a las principales agrupaciones de su Francia natal, Krauze ha seguido colaborando con muchas formaciones de Rusia y del este de Europa. Es principal director y co-fundador de la Orquesta de Cámara de la Nueva Europa y ha dirigido más de cien representaciones operísticas en diversos escenarios europeos. Por su parte, la Orquesta Filarmónica de Budapest, fundada en 1853 por Ferenc Erkel, pasa por ser la más ilustre y antigua de las orquestas húngaras. Sus miembros son reclutados entre los mejores profesores de la Ópera de Budapest. A pesar de que la toma sonora — y visual — del vídeo es más bien mediocre, podemos extraer algunas conclusiones: Versión bastante precipitada, en principio, con evidentes desajustes en su primera parte. Observamos también como las dinámicas sonoras son muy mejorables, algo que se confirma con ese tono precipitado al que hemos aludido. Sin embargo, el desarrollo hacia el primer estallido sonoro está muy bien perfilado, mucho mejor que en la anterior versión. La segunda parte se acelera en exceso, aunque esto puede resultar casi beneficioso para la partitura, según se mire. Muy bien atacados los acordes finales, con más fuerza y vigor que en la versión precedente. Versión algo nerviosa pero que deja entrever aceptables maneras. Aprobado alto. No puedo juzgar a la orquesta por la discreta toma sonora.

Arkady Leytush

ARKADY LEYTUSH con la Orquesta Sinfónica Nacional de Ucrania: La crítica afirma que el ruso Arkady Leytush es un director en “la gran tradición rusa”, con interpretaciones plenas de dinamismo que suelen hacer las delicias de las audiencias. En otras palabras, que resulta en ocasiones un tanto excéntrico. Realizó sus estudios en los Conservatorios Glinka y Mussorgsky y fue alumno de Rozhdenstvenski y de Kondrashin. Pese a haber dirigido numerosas formaciones de Europa Oriental en calidad de invitado, su carrera se ha centrado principalmente en los EEUU, donde tiene un inmejorable cartel. Actualmente es el Director Invitado Principal de la Orquesta Sinfónica Nacional de Ucrania y el Director Musical del Festival de Yalta. Asimismo, es profesor de dirección y orquestación en el Conservatorio de Long Island — ha realizado numerosas transcripciones y orquestaciones de música instrumental — y director invitado de la Orquesta Sinfónica de New Jersey. Por su parte, la Orquesta Sinfónica Nacional de Ucrania fue fundada en 1931 y es una de las mayores instituciones culturales de Ucrania. Volodymyr Sheiko es su actual titular. En cuanto a la versión, aunque la toma del vídeo tampoco es buena, podemos comentar lo siguiente: La interpretación es muy potente aunque se aprecian numerosas descompensaciones, especialmente en la percusión. La fanfarria de trompetas está muy bien expuesta, con sabios manejos en la dirección, y el primer estallido orquestal es realmente soberbio, con magníficas variaciones de tempi. Extraordinario el clarinete en los instantes previos al “golpe de guillotina” y precipitado final, muy acelerado, que no termina de convencerme. Buen nivel orquestal y versión más que interesante en líneas generales.

Charles Dutoit

CHARLES DUTOIT con la Orquesta Sinfónica de la NHK de Tokio. (Lamentablemente, este vídeo fue suprimido). De nuevo la NHK — para una mayor información sobre esta orquesta, remitimos a nuestra entrada sobre las diez mejores orquestas del mundo: División de bronce. Charles Dutoit es un director suizo (Lausana 1936) que estudió con Charles Munch, Alceo Galliera y, en menor medida, con el gran Ansermet. Ha sido director musical de la Orquesta Sinfónica de Berna y de la Sinfónica de Radio Zurich. Más tarde asumió la titularidad de la prestigiosa Tonhalle de Zurich, de la Orquesta Nacional de México y de la Orquesta Sinfónica de Goteborg. Un paso definitivo en su carrera fue su prolongado paso por la Orquesta Sinfónica de Montreal, a la que elevó a sus mayores cotas artísticas. Fue asimismo director musical de la Orquesta Sinfónica de la NHK de Tokio y es director principal — con carácter transitorio — de la Orquesta de Filadelfia. La versión de Dutoit presenta un extraordinario equilibrio y es cuidadosa y detallista al máximo, con unas dinámicas sonoras del todo logradas. La ejecución es correctísima aunque parece faltarle una pizca de emoción. Sensacional desarrollo previo al primer estallido orquestal (Portentosamente dirigido), genial clarinete solista y estupenda conclusión. La orquesta — particularmente metales y percusión — suena admirablemente bien y mucho tiene que ver Dutoit en ello. Versión notable muy cercana al sobresaliente.

Colin Davis

SIR COLIN DAVIS con miembros de la Julliard Orchestra y de la Royal Academy of Music. (Lamentablemente, este vídeo fue suprimido). En esta versión, perteneciente a una ejecución de los Proms londinenses de 2005, Sir Colin Davis dirige una orquesta de jóvenes reclutados entre las dos instituciones anteriormente mencionadas. Davis siempre ha sido un director polémico, capaz de lo mejor y de lo peor. Sus limitaciones al piano condicionaron en buena medida su trayectoria como director, pero en numerosas ocasiones se ha resuelto como un maestro de excelsa categoría. Es, sin duda, el mayor especialista de Berlioz en el mundo y, gracias a su labor, el compositor francés vivió un nuevo renacer durante la segunda mitad del siglo XX. La versión que aquí escuchamos, con las dificultades que supone dirigir una orquesta tan ecléctica, es de auténtica categoría. Magnífica introducción, de precisas dinámicas, que facilita que todos los instrumentos de la orquestas adquieran su merecido protagonismo (Sublimes los fagots). Davis ejecuta en esta versión la obligada repetición que culmina con el prodigioso estallido orquestal, perfectamente construido y armonizado, con geniales oscilaciones de tempi. Brillantísimo final (Estupendo también el clarinete solista), donde Davis nos da toda una lección de cómo se ha de dirigir una orquesta. Sensacional la respuesta del conjunto orquestal. Versión de referencia, de sobresaliente cum laude. (El vídeo prosigue con el arranque del último movimiento)

Noam Zur

NOAM ZUR con la Orquesta Filarmónica de Israel: Nacido en 1981, el jovencísimo director israelí — posee también la nacionalidad alemana –Noam Zur es uno de los maestros con mayor proyección en el panorama actual de la dirección orquestal. A su edad ha participado con gran éxito en los principales concursos de dirección del planeta y en 2005 debutó con la prestigiosa Orquesta Filarmónica de Israel y con la Ópera de Heidelberg. En 2006, Pierre Boulez le eligió como asistente de la Orquesta del Festival de Lucerna y entre 2005 y 2007 fue el Principal Director Residente de la Ópera de Heidelberg, institución donde llevó a cabo numerosas representaciones. Actualmente, es asistente de la Joven Orquesta Filarmónica de Israel, cantera de la formación principal. La versión — muy amplificada de sonido en el vídeo — está construida con gran precisión y conocimiento, presentando una gran fuerza y nervio. Al igual que Colin Davis, el maestro israelí realiza la obligada repetición. La fanfarria de trompetas suena de maravilla y el paso al primer estallido orquestal es para valientes, arriesgando con una dinámica sonora muy alta y derramando una extraordinaria personalidad sobre el podio. Gran sucesión de acordes finales, con un estupendo sentido del tempo. La orquesta responde a lo que se le presupone, dada su categoría, pese a ciertos desajustes iniciales. Muy buena versión, de notable alto.

Daniel_Barenboim

DANIEL BARENBOIM con la West-Eastern Divan Orchestra: (Lamentablemente, este vídeo fue suprimido). De Barenboim como director poco tenemos que comentar. Para unos, es un genio que consigue trasladar su extraordinaria sensibilidad pianística a la orquesta. Para otros, es un director mediocre. Para quien esto escribe, es un director convincente, en líneas generales, aunque no está a la altura de los grandes nombres de siempre. Pero si algo ha distinguido siempre al maestro Barenboim ha sido su compromiso por cualquier iniciativa enfocada hacia la paz entre los pueblos tradicionalmente enfrentados. Y buen ejemplo de ello es la West-Eastern Divan Orchestra, un proyecto ideado en 1999 que incorpora a jóvenes músicos palestinos, árabes e israelíes. En 2002, la formación se instaló en Sevilla — algunos músicos españoles se incorporaron a la misma — y desde allí preparan las giras mundiales. Daniel Barenboim nos ofrece una elegante versión — extraordinaria toma de sonido del vídeo — en lo que todo obedece a la pulcritud con que el maestro aborda la partitura. El tempo es un poco más acelerado que en versiones precedentes y se advierte una gran soltura en el discurso. El estilo directorial de Barenboim es algo tosco, con extrañas indicaciones y con esa manía de no desabrocharse el botón de la americana. (O, mejor dicho, de no utilizar una más acorde con su talla…). Pero la música, que es de lo que se trata, suena extraordinariamente bien. Conseguidísimo el pasaje de las fanfarrias, del primer estallido orquestal (Aunque un trombón resbala) y de la brillante coda, en la que Barenboim se saca de la manga un gradual crescendo de logrado efecto, una buena muestra de su natural predisposición a la elegancia. La orquesta responde a las mil maravillas. Versión cercana al sobresaliente.

charles-munch

CHARLES MUNCH con la Orquesta Sinfónica de Boston: Histórica grabación de uno de los mejores intérpretes de Berlioz de todos los tiempos y uno de los más geniales directores de mediados del siglo XX. El director francés (Nació en Estrasburgo cuando dicha ciudad estaba bajo administración alemana) realizó además una extraordinaria labor como titular de la Boston Symphony entre 1949 y 1962. Reconozco que esto de comparar versiones resulta un tanto subjetivo: Algunas nos gustan más que otras y ya está. Pero, en ocasiones, con independencia de gustos particulares, existen versiones de auténtica antología que no admiten discusión. Y ésta de Munch es una de ellas, guste o no: Munch nos envuelve en una misteriosa atmósfera, lograda como ningún otro, para presentar el tema principal con un sorprendente dinamismo. La claridad de la ejecución es pasmosa y el estilo de Munch es prodigioso, creando diversos efectos a lo largo de la interpretación (En eso consiste realmente la lectura de la obra). El virtuosismo de la orquesta resulta encomiable ante la vivacidad exigida por el maestro Munch. Versión de absoluta referencia. Insuperable.

 Por último, esta curiosa versión. Por favor, no os burléis de los pobres chicos. Son estudiantes y hacen todo lo que buenamente pueden. Además, la composición del grupo orquestal es más reducida, con lo que los fallos se advierten más.