GRUPO A

SUDÁFRICA: Sin llegar a decepcionar del todo, lo cierto es que Sudáfrica pasó a la dudosa historia de ser la primera selección anfitriona eliminada en la fase de grupos de unos mundiales. Correctos sus partidos frente a México y Francia, especialmente este último, y gris actuación ante una Selección Uruguaya que le goleó sin piedad. Mphela, Pienaar y Tsavalala fueron sus jugadores más destacados. Correcta, sin más, la labor de Parreira en el banquillo. Pronosticamos su pase a octavos y nos equivocamos por exceso. Aprobado muy raspado para esta selección.

MÉXICO: Irregular actuación de la entrañable y sentida Selección Mexicana. Mal partido frente a Sudáfrica, muy bueno ante la devaluada Francia y discreto papel ante Uruguay. El cruce en octavos frente a Argentina se antojaba imposible y así ocurrió gracias a los errores arbitrales y a los de los propios jugadores mexicanos. Eficaz labor del vasco Aguirre en el banquillo y muy correctas las sustituciones efectuadas durante los partidos. El maza Rodríguez, Salcido y el chicharito Hernández fueron los más destacados. Decepcionaron Vela y Guille Franco. Cuauthémoc Blanco demostró no tener ya sitio en un equipo que pide urgente renovación. Pronosticamos su pase a cuartos y nos equivocamos por exceso. Aprobado sin más para esta selección.

URUGUAY: Magistral participación de un equipo que fue de menos a más a lo largo de todo el campeonato. Tostonazo de partido frente a Francia, brillante exhibición ante una débil Sudáfrica y solvente eficacia que acalló intrigantes bocas frente a México. Irregular partido frente a una correosa Corea del Sur en octavos que se salvó gracias a la mejor calidad técnica de los celestes. Partidazo a cara de perro frente a Ghana en cuartos con milagro final en forma de penalty fallado por los africanos en el último suspiro del tiempo añadido. Se notaron las bajas de Luis Suárez y Lugano en el partido de pase a semifinales contra Holanda y aún así metieron el susto en el cuerpo al final a unos holandeses que ya se veían clasificados en un partido en el que resultaron arbitralmente perjudicados merced a un gol oranje conseguido en off-side. Final de consolación — único partido que no pude ver del Mundial — en donde se vieron superados por Alemania. Extraordinaria labor del maestro Tabárez en el banquillo, sin duda, uno de los mejores entrenadores de este Mundial. Diego Forlán — elegido mejor jugador del campeonato — y Luis Suárez fueron los más destacados. Decepcionó un tanto Lodeiro. Pronosticamos que no pasaba de la primera fase y nos equivocamos estrepitosamente por defecto. Sobresaliente la actuación de esta selección.

FRANCIA: Escandalosa actuación de los bleus salpicada con todo tipo de enredos que trascendieron lo meramente futbolístico. Ineficaz partido frente a Uruguay, desastre completo ante un desacomplejado México y hundimiento total de la nave gala frente a una animada Sudáfrica. Fracaso absoluto de Domenech en el banquillo, un técnico que debió ser sustituido dos años atrás ante la patética actuación de Francia en la EURO-2008. Sólo se salvó Malouda del desastre colectivo y tanto Anelka, Ribery, Gourcuff y Henry firmaron su acta de defunción como futbolistas (Si el futuro de Francia pasa por Gourcuff van apañados…). Pronosticamos que no superaban la primera fase y acertamos de pleno. El papel de la Selección Francesa en este Mundial sólo lo podemos calificar como de muy deficiente.

GRUPO B

ARGENTINA: Llegaron con la vitola de favoritos y al primer enfrentamiento serio se fueron a casa con una inequívoca sensación de humillación por el varapalo recibido. Correcto, sin más, partido frente a una débil Nigeria, trabajado triunfo frente a una Corea del Sur que pronto claudicó ante el tremendo potencial ofensivo argentino y solvente victoria ante una Grecia que se dedicó a practicar un fútbol cavernícola. Buena primera fase aunque ya advertimos que en ningún momento Argentina daba sensación de verdadero equipo. Trabajada victoria frente a México en octavos, con doble regalo: Arbitral y de la propia zaga mexicana. Tévez nos dejó uno de los mejores goles del Mundial en este encuentro. La tragedia sobrevino en cuartos, donde fueron barridos del campo gracias al repaso táctico que les dio Alemania, mayormente en la segunda mitad del encuentro. Decepción absoluta para una selección plagada de delanteros excepcionales y carente de jugadores de creación así como de una defensa más contundente. Mascherano, Pastore, Tévez e Higuaín fueron los más destacados. Por contra, decepcionaron Demichelis, Heinze — jugador totalmente sobredimensionado — y Di María (Que para eso lo ha fichado el Real Madrid… ¡Vaya panorama con Florentino!). Messi jugó muy bien pero fuera de sitio, por lo que no podemos responsabilizarle de su ineficacia goleadora. Diego Milito, quien llegó al Mundial en un envidiable estado de forma, fue totalmente desaprovechado. Discretísima actuación de Maradona en el banquillo, más dado a los efectos visuales que a armar tácticamente a su selección como Dios manda. Pronosticamos que Argentina sería una de las cuatro semifinalistas y nos equivocamos por exceso. No podemos conceder el aprobado para esta selección tras la patética imagen que ofreció frente a Alemania, primer rival de verdadera entidad futbolística con el que se enfrentó. No dudamos que vendrán tiempos mejores para un combinado que derrocha calidad y juventud en muchas de sus líneas.

NIGERIA: Conocida con el apodo de Las Súper Aguilas, más bien dieron la triste imagen de abejarucos. Ha sido posiblemente la peor actuación de Nigeria en los cuatro mundiales que hasta el momento ha disputado. Aceptable partido frente a una inaccesible Argentina, dolorosa derrota ante una Grecia que supo remontar el tanteador y meritorio partido empatado frente a Corea del Sur en donde se fallaron ocasiones que pasarán a la historia de los mundiales. El guardameta Enyeama fue uno de los más destacados — portentosa actuación frente a Argentina — y decepcionantes Obi Mikel y Odemwingie. Poco pudo hacer el sueco Lagerback desde el banquillo (A mediados de mayo apenas había coincidido con los jugadores) y el escándalo que llegó en forma de retirada de Nigeria de todas las competiciones, decisión que fue posteriormente abortada. Pronosticamos que jugaría los octavos y nos equivocamos por exceso. Suspenso para la actuación de esta selección.

COREA DEL SUR: En su séptima y consecutiva participación mundialista, el tradicional conjunto asiático de los mundiales mostró una buena imagen que sin embargo fue de más a menos. Gran exhibición de coraje y pundonor frente a una troglodita Grecia, partido con licencia para perder contra Argentina y meritorio empate frente a una combativa Nigeria. Por muy poco no le amargaron la existencia a los uruguayos en octavos, aunque al final se vieron superados por la mayor calidad técnica de los celestes. Park Ji-Sung y Park Chu-Young fueron los más destacados. Meritoria actuación de Huh Jung-Moo en el banquillo, con una decidida apuesta por los jugadores más jóvenes. Pronosticamos que no pasaría de la fase de grupos y nos equivocamos por defecto. Aprobado alto para la actuación de esta selección.

GRECIA: Llegaron sin presentar ninguna novedosa aportación al entramado futbolístico y de igual manera se despidieron. Lamentable papel realizado frente a Corea del Sur, agónica y trabajada victoria sobre Nigeria y apelación a lo imposible frente a Argentina. Grecia exhibió un fútbol parecido al que se practicaba en Italia a mediados de los años setenta: Nueve tíos encerrados en su área para cobijar al portero y uno arriba de palomero por si acaso la enchufa. Fútbol troglodita que si bien sorprendió a todos en la EURO-2004 — uno de los grandes fiascos deportivos de esta competición — ya estaba más que visto seis años después. Samaras y Torosidis fueron lo único salvable de este equipo mientras que Rehhagel tiró de su libro maestro — que sólo tiene una página — y al parecer ya ha anunciado su retirada del banquillo heleno. Pronosticamos que no superarían la primera fase y acertamos. Suspenso para la actuación de una selección que ha de cambiar sí o sí su antediluviano discurso futbolístico.

GRUPO C

INGLATERRA: Viene siendo una tradición que Inglaterra se presente como firme candidata al título para luego hacer las maletas antes de tiempo. Al menos, España parece haber superado ese enigmático mal del que también era víctima. Empate — y gracias — frente a una sorprendente Selección Norteamericana, empate tostonero frente a una timorata Argelia y triunfo por la mínima frente a Eslovenia. Pocas sensaciones ofrecían los ingleses en un duelo a vida o muerte con Alemania en octavos. Y así se hubo de confirmar: Alemania vapuleó a Inglaterra merced a un juego más inteligente y con la inestimable ayuda de un árbitro miope que no vio el empate de Lampard en lo que constituyó la jugada más polémica de todo el Mundial. Upson y Defoe fueron los más destacados — por citar a alguno — mientras que Gerrard y Lampard acusaron un exceso de partidos a lo largo de la temporada. Fracaso total de Rooney y ausencia de un delantero centro de garantías (Sobre los guardametas nada nuevo. Es un mal endémico de esta selección). Capello intentó cambiar el chip de un equipo al que le cuesta un mundo jugar de otra manera que no sea la tradicional del fútbol británico: Fuerza y patadón. Tal vez lo acabe logrando, puesto que ha anunciado que sigue en el cargo (Muchos millones de euros cuesta su cese). Pronosticamos que Inglaterra sería una de las cuatro semifinalistas y nos equivocamos, nuevamente, por exceso. Suspenso para una selección que no ha ofrecido absolutamente nada relevante en este Mundial.

EEUU: Dignísimo el papel realizado por EEUU en su sexta y consecutiva participación mundialista (Había participado en tres ocasiones con anterioridad). Meritorio empate a cara de perro frente a Inglaterra, empate con sabor a derrota — con atraco arbitral incluido — frente a Eslovenia y épica victoria en tiempo de descuento frente a una débil pero compacta Argelia. El cruce de octavos frente a Ghana supuso la verdadera piedra de toque de este combinado que sólo se vio superado por el potencial físico de los africanos en un partido memorable. No pudo ser pero EEUU que se despide de este Mundial dejando una magnífica sensación. Dempsey, Donovan y Altidore fueron los jugadores más destacados mientras que Cherundolo pareció estar ya muy pasado de rosca como para formar parte de esta selección. Magnífico trabajo de Bob Bradley en el banquillo, un self-made-man al que algunos colocan en Europa de cara a la próxima temporada. Pronosticamos que llegarían a octavos y acertamos. Notable alto para esta selección.

ARGELIA: Para los argelinos, la simple participación en esta fase final era todo un premio luego de la memorable eliminatoria previa contra Egipto, el verdadero ogro del fútbol magrebí. Si bien fueron de menos a más, apenas aportaron nada destacable. Dolorosa derrota frente a Eslovenia en el partido que era más determinante de cara a las aspiraciones argelinas, histórico empate frente a una desconocida Inglaterra y nueva derrota en el último instante frente a EEUU. Bougherra fue el jugador más destacado mientras que Ziani decepcionó de forma proporcional a las expectativas que sobre él habían sido depositadas. Discreto trabajo de Saadane en el banquillo, a quien se le reprochó con razón su escasa valentía en los planteamientos tácticos. Concedemos un aprobado raspado a esta selección por su indudable progreso de menos a más en los tres partidos que disputó.

ESLOVENIA: Su falta de ambición en los momentos clave unida a un exceso del todo especulativo determinaron su temprana eliminación cuando ya acariciaban los octavos. Victoria frente Argelia merced a una cantada del cancerbero Chaouchi, empate frente a los EEUU luego de ir ganando con dos tantos a favor (Y eso que el árbitro anuló el tercer gol de la victoria yankee por inexistente off-side) y lógica derrota ante una Inglaterra que se jugaba mucho más que la vergüenza. Durante este último partido los eslovenos especularon tanto — renunciaron ir al ataque en los instantes finales — que ya no tuvieron tiempo para reaccionar cuando EEUU logró anotar en el tiempo añadido frente a Argelia. Dolorosísima eliminación de la que habrán de extraer sus lógicas conclusiones. Radosavljevic fue el jugador más destacado. Por su parte, Kek adoleció de cierta inexperiencia en el banquillo y pagó muy cara su falta de ambición en un conjunto que merecía más. Pronosticamos que no superaban la primera fase y acertamos. Aprobado para una selección que ya bastante hizo con eliminar a Rusia de la fase final del Mundial.

GRUPO D

ALEMANIA: La Mannschaft sorprendió a propios y extraños con un nuevo estilo de juego basado en una conseguida armonía entre viejos veteranos y destacados noveles. Exhibición ante una flojísima Australia, derrota inesperada ante Serbia con fallo de penalty incluido y laboriosa victoria ante una Ghana que sólo plantó cara cuando vio peligrar su clasificación. Los cruces iban a resultar espectaculares y en el primero de octavos Alemania se merendó a Inglaterra utilizando el arma letal del contraataque, miopías arbitrales aparte (El partido hubiese cambiado si el árbitro hubiera dado como bueno el golazo de Lampard). Rival aún más fuerte — en teoría — en cuartos y Alemania que deja en evidencia a una Argentina pésimamente dirigida desde el banquillo. Ya olían a campeones del mundo cuando se jugaron las semifinales contra otro rival de altura, España. De nada sirvieron las proclamas de venganza y cayeron derrotados ante la futura campeona del mundo. En el partido de consolación ganaron a Uruguay por la mínima y certificaron el tercer puesto conseguido en el último Mundial celebrado en su propia tierra. Schweinsteiger, Müller y Özil fueron los jugadores más destacados mientras que Mario Gómez apenas tuvo minutos para demostrar su clase. Por su parte, Klose y Podolski cumplieron como sólo ellos saben hacerlo en estas citas. Muy buena dirección de Löw en el banquillo aunque se arrugó un tanto en el partido contra España. Pronosticamos que llegarían a cuartos y nos equivocamos por defecto. Con unos retoques y una nueva inyección de frescura, este equipo está llamado a protagonizar grandes duelos en próximas competiciones. Sobresaliente actuación de una selección con la que pocos contaban para llegar a semifinales.

AUSTRALIA: Fueron de menos a más aunque no lograron certificar su sorprendente pase a octavos del Mundial precedente. Varapalo frente a una Alemania intratable, meritorio empate — con uno menos — frente a Ghana y trabajada pero insuficiente victoria contra Serbia en un gran partido. Los cuatro goles encajados frente a Alemania fueron una dura losa que finalmente condicionó su eliminación. Cahill y Holman fueron los jugadores más destacados mientras que el veterano Chipperfield se mostró tan lento como inseguro. Verbeek no tiró la toalla tras el repaso alemán y su equipo fue de menos a más en base a una gran colocación sobre el terreno de juego. Buen trabajo el del técnico holandés. Pronosticamos que no superaban la fase de grupos y acertamos. Aprobado alto para una selección que mereció más.

SERBIA: Posiblemente, una de las mayores decepciones del Mundial. Algo realmente incomprensible: Un equipo de calidad más que contrastada y un técnico de garantías, pero… Inesperada derrota ante Ghana, aún más inesperada victoria sobre Alemania y no menos inesperada derrota frente a Australia. Krasic y Pantelic fueron los jugadores más destacados mientras que Kolarov y Kuzmanovic decepcionaron un tanto. Pero el principal factor de la sorprendente eliminación de Serbia a las primeras de cambio fue el propio técnico, Radomir Antic, quien se hizo un verdadero cacao con las tácticas y las alineaciones, excesivamente condicionadas por el rival de turno. Pronosticamos que llegaban a octavos y nos equivocamos por exceso. Suspenso para una selección que pudo dar muchísimo más de sí. Con todo, Antic mantiene su crédito. Un mal mes lo tiene cualquiera.

GHANA: Una de las revelaciones del Mundial que a punto estuvo de entrar en la historia al tener las semifinales a mano. Ganó sin mayores dificultades — de penalty — a Serbia, empató — también de penalty — contra Australia y fue superada por Alemania. Con todo, pasó y se jugó los octavos contra EEUU en un extraordinario partido en el que hizo prevalecer su mejor fondo físico. El cruce de cuartos fue toda una tragedia para Ghana y el fútbol africano. Jamás se olvidará ese penalty fallado por Gyan en el último minuto de la prórroga contra Uruguay que hubiera facilitado un histórico pase a semifinales. Con todo, Gyan y Muntari fueron los mejores jugadores de una selección que echó en falta a Essien. Excelente trabajo del técnico serbio Rajevac, quien supo dotar de una ordenada disposición táctica a un equipo con tendencias anárquicas, como todos los subsaharianos. Pronosticamos que no pasarían de la primera fase y nos equivocamos por defecto. Notable alto, raspando el sobresaliente, para la actuación de esta selección.

GRUPO E

HOLANDA: Sin llegar a deslumbrar fueron despejando el camino de rivales hasta llegar a la final. Tercera final perdida por una selección que en absoluto recordó el magisterio de Holanda 1974 y 1978. Primera fase inmaculada: Venció sin complicaciones a Dinamarca, pasó algún apuro contra Japón y redondeó la faena ante una devaluada Camerún. El pase a cuartos se lo disputó a una accesible Eslovaquia para luego llegar a uno de los puntos culminantes de este Mundial. Holanda, contra todo pronóstico, supo darle la vuelta al marcador en contra y mandó a Brasil para casa merced a una gran segunda parte. En semifinales esperaba Uruguay, quien fue derrotada no sin polémica por la concesión de un gol en claro off-side. Aún así, el oficio holandés se impuso a la telaraña dispuesta por Tabárez. No partía como favorita en la final pero le complicó la vida a España hasta un par de minutos antes de finalizar la prórroga. En este partido los holandeses se mostraron en exceso violentos y practicaron un fútbol muy censurable. La historia les debe un Mundial. Sneijder y Robben fueron los más destacados aunque también hay que resaltar la labor de Sketelenburg en la portería. Por contra, Van Persie resultó una completa decepción. Excepcional trabajo desarrollado por el técnico Marwijk, quien supo dotar de una eficacia demoledora a un equipo que estuvo lejos de elaborar un estilo de juego como antaño. Pronosticamos que llegarían a cuartos y nos equivocamos por defecto. Sólo podemos calificar como de sobresaliente su actuación en el Mundial (Ganaron todos los partidos menos el más importante y decisivo).

DINAMARCA: La simpática y muy querida Selección Danesa — Dinamarca viene a ser la Andalucía de Escandinavia — tuvo un problema: Practicó un fútbol del todo predecible. Perdió su primer partido contra Holanda, supo remontar a Camerún con un fútbol mucho más disciplinado y cayó con estrépito ante una sorprendente y atinada Japón. Este último partido fue un cúmulo de desgracias para los daneses, ya que los dos primeros goles nipones vinieron de sendos golpes francos. Bendtner y Rommedahl fueron los jugadores más destacados mientras que Tomasson acaparó todas las desgracias posibles en el duelo frente a Japón. Morten Olsen se mostró como un entrenador con más voluntad que técnica. Pronosticamos que llegaban a octavos y nos equivocamos por exceso. Concedemos un aprobado raspado a su actuación en este Mundial.

JAPÓN: Posiblemente le revelación del campeonato. No entraba en ninguna quiniela y acabó acariciando los cuartos. Supo imponerse a Camerún, planteó enormes dificultades antes de ser definitivamente derrotada por Holanda y dio un recital de excelente fútbol en su duelo contra Dinamarca. El cruce contra Paraguay en octavos parecía asequible y sólo la lotería de los penalties impidió su acceso a cuartos. Honda y Okazaki fueron sus jugadores más destacados. Soberbia dirección técnica por parte de Takeshi Okada, un entrenador que incluso fue muy cuestionado en su propio país en los días previos a la cita mundialista. Pronosticamos que no superaría la fase de grupos y nos equivocamos por defecto. Dadas las pocas expectativas que inicialmente presentaban, no podemos sino de calificar como de sobresaliente su actuación.

CAMERÚN: Sexta participación mundialista de los Leones Indomables y fracaso estrepitoso por todo lo alto. Saldó sus tres encuentros con derrotas: Ante Japón, ante Dinamarca cuando se habían adelantado en el marcador y ante Holanda cuando ya todo estaba perdido. Tan solo Eto´o dejó alguna gota de calidad aunque a la postre su actuación resultó decepcionante (Lideró una rebelión interna antes del partido de Dinamarca). Penoso el trabajo realizado por el técnico Le Guen, un tipo que tuvo hasta la cobardía de consentir un motín a bordo y aparentar como si nada hubiera sucedido. Pronosticamos que no superaban la primera fase y acertamos. Calificamos como de muy deficiente su actuación en este Mundial. Parece que Matthaus se perfila como futuro seleccionador.

GRUPO F

ITALIA: Ya advertimos que con este equipo de viejas glorias Italia no podía aspirar a mucho y los hechos se confirmaron hasta un punto casi inimaginable. Apurado empate frente a Paraguay, inexplicable empate frente a Nueva Zelanda y derrota de las que escuecen frente a Eslovaquia en uno de los mejores partidos de este Mundial. Nadie se lo creía pero Italia regresaba a casa a las primeras de cambio. Italia fue un calco de México-1986, cuando trató de revalidar el título conseguido cuatro años antes en España con casi el mismo elenco de jugadores. Pepe fue el mejor jugador de los italianos mientras que Buffon — que se lesionó en el primer partido — Gattuso, Cannavaro, Camoranesi, Pirlo y Iaquinta demostraron no tener ya sitio en una selección que pide a gritos una urgente y necesaria renovación. Lippi fue el verdadero responsable de la tragedia italiana al confeccionar un equipo más propio de partidos de viejas glorias que de un equipo que aspira a renovar el título mundial. Pronosticamos que llegarían a cuartos y nos equivocamos por exceso. Suspenso a su actuación en este Mundial.

PARAGUAY: Pocos apostaban por los paraguayos en este Mundial y por verdadera mala fortuna no terminaron en semifinales. Trabajado empate frente a Italia, solvente victoria ante Eslovaquia y empate contra Nueva Zelanda jugando con el freno de mano conectado. El equipo parecía ir a más aunque sólo los penaltis decidieron su pase a cuartos tras un agónico partido frente a Japón. El pase a semifinales se lo jugaron frente a España y tanto la mala fortuna — marraron un penalty con empate en el marcador — como alguna decisión arbitral discutible impidieron una clasificación que hubiese resultado histórica. Cardozo y Cáceres fueron sus jugadores más destacados mientras que Roque Santa Cruz adoleció de cierta baja forma. Se echó de menos a Cabañas, tiroteado en México unos meses antes de iniciarse el Mundial. Gran trabajo táctico de Martino en el banquillo, un entrenador que demostró saber y mucho de fútbol. Pronosticamos que llegarían a octavos y nos equivocamos por defecto. Notable alto para calificar su participación en este Mundial.

NUEVA ZELANDA: Llegaron con la humilde intención de no perder los tres partidos y terminaron siendo la única selección del Mundial en salir invicta del mismo. Empate frente a Eslovaquia al tiempo que la campana señalaba el final del partido, nuevo y meritorio empate frente a Italia y, para no perder la costumbre, otro empate frente a Paraguay. Siendo a priori uno de los equipos más flojos, dieron cuanto tenían de sí en el campo. Wood fue el jugador más destacado mientras que la labor de Herbert en el banquillo resultó del todo aceptable para lo que tenía bajo su mando. Pronosticamos que no superarían la primera fase y acertamos. Aprobado alto para un equipo que ofreció mucho más de lo que se esperaba.

ESLOVAQUIA: Uno de los equipos más irregulares del Mundial, la selección de los pelados pasó a la historia por su memorable partido frente a Italia que acabó echando del campeonato a los transalpinos. Empate in extremis frente a Nueva Zelanda — los neozelandeses empataron en el último minuto — derrota sin paliativos frente a Paraguay y épica victoria frente a Italia en un partido que tardará en olvidarse. Sorprendente pase a octavos en su primera cita mundialista y allí que se las vieron con una Holanda muy superior que les derrotó no sin dificultades. Weiss y Vittek fueron los jugadores más destacados. El técnico, otro Weiss de nombre Vladimir, realizó un trabajo que osciló entre la mediocridad y la genialidad. Pronosticamos que no iban a superar la fase de grupos y nos equivocamos por defecto. Aprobado alto — mayormente por su gran partido frente a Italia — para su participación en este Mundial.

GRUPO G

BRASIL: Siempre llegan como favoritos al título pero en esta ocasión, revalidando su anterior fracaso en Alemania-2006, no consiguieron superar la barrera de cuartos de final. Vencieron con relativa comodidad a Corea del Norte, dieron buena cuenta de Costa de Marfil — con un insólito gol de Luis Fabiano en el que llegó a acomodarse hasta dos veces el balón con la mano — y pastelearon el empate contra Portugal. El cruce de octavos les enfrentó a Chile y ahí Brasil dio la mejor versión de su participación en este Mundial. Sin embargo, una disciplinada — y violenta — Holanda supo remontarles el tanteador en la segunda parte y les mandó para casa con más pena que gloria. Brasil armó una escuadra a la europea y fracasó con estrépito. Robinho, Maicon y Luis Fabiano fueron los jugadores más destacados mientras que Kaká y Felipe Melo no dejaron lo que se dice buenas sensaciones. Dunga impuso una disciplina casi militar en una selección que no está acostumbrada a prescindir del toque de fantasía que siempre la ha caracterizado. Nuevo fiasco brasileiro en un Mundial que parecía predestinado para su triunfo. El próximo Mundial se celebra en casa y Brasil tendrá la imperiosa necesidad de conquistarlo. Pronosticamos que sería uno de los cuatro semifinalistas y nos equivocamos por exceso. Suspenso para la actuación de una selección que está obligada, como poco, a alcanzar las semifinales en esta competición.

COREA DEL NORTE: Exótica participación de uno de los países más anacrónicos y herméticos del mundo. Perdieron con cierta dignidad frente a Brasil, recibieron la mayor goleada del Mundial frente a Portugal y certificaron su escaso nivel con otra goleada a manos de Costa de Marfil. Fueron de más a menos y posiblemente han resultado ser el equipo más mediocre de este Mundial. Jong Tae-Se y Hong Jo-Yong fueron sus jugadores más destacados mientras que poco podemos decir de su entrenador, Kim Jon-Hun, ya que según parece las alineaciones le eran impuestas por Kim Jong-Il, el Gran Dirigente. Pronosticamos que no superarían la primera fase y acertamos. Suspenso para una selección que bastante hizo con clasificarse para este Mundial.

COSTA DE MARFIL: Al igual que en Alemania-2006, Costa de Marfil tuvo la mala suerte de resultar emparejada en el grupo más complicado. Empate muy sufrido contra Portugal, derrota sin paliativos frente a Brasil y victoria inservible contra Corea del Norte. Con todo, se esperaba mucho más de los africanos, una selección que atesoraba la mejor forma física de todas las participantes. Drogba — un tanto mermado por una lesión en su brazo — y Gervinho fueron los jugadores más destacados mientras que Kalou y Yayá Touré decepcionaron para lo que se esperaba de ellos. Eriksson, un técnico muy sobrevalorado, no supo dar con la tecla exacta del juego marfileño y cometió el error de dejar sentado a Gervinho en las alineaciones iniciales. Pronosticamos que no superarían la fase de grupos y acertamos. Aprobado muy justito para su actuación en este Mundial.

 PORTUGAL: Se esperaba mucho más de esta selección y de uno de sus jugadores estrella, Cristiano Ronaldo, pero el equipo luso jugó como encorsetado en este Mundial. Pírrico empate frente a Costa de Marfil, goleada escandalosa frente a una débil Corea del Norte y tostonazo de empate contra Brasil. España era el rival en octavos y Portugal sucumbió con un gol en más que dudosa posición del conjunto hispano. Pese a ello, no demostró apenas nada en el duelo ibérico y la selección pareció jugar muy por debajo de sus posibilidades. Tiago y Meireles fueron los jugadores más destacados mientras que Cristiano Ronaldo fue una de las mayores decepciones del Mundial (Inconcebible su nula actuación frente a España). Queiroz manejó el banquillo con gran cobardía y renunció al ataque en los partidos más comprometidos, llegando a enfrentarse abiertamente con Cristiano Ronaldo. Una sombra del gran Portugal que resultó semifinalista en Alemania-2006. Pronosticamos que llegarían a octavos y acertamos. Aprobado muy raspado para esta selección.

GRUPO H

SUIZA: Dieron la gran campanada al derrotar a España en el primer partido y luego demostraron ser todo menos un equipo que quiere disputar los partidos. Sorprendente victoria contra España, derrota muy merecida frente a Chile y triste empate que les eliminó frente a una en teoría inferior Honduras. Suiza practicó posiblemente el fútbol menos vistoso del campeonato — diez tíos encerrados en su propia portería todo el partido — y fue eliminada con toda justicia y merecimiento. Derdiyok e Inler fueron sus jugadores más destacados mientras que Frei y Ziegler decepcionaron en buena medida. Ottmar Hitzfeld es un reconocido entrenador que sin embargo impuso a Suiza el más soporífero cerrojazo versión Maguregui. Así ocurrió que cuando debieron salir a ganar contra Honduras no supieron llevar la iniciativa. No estaban preparados para ello. Pronosticamos que no superarían la primera fase y acertamos. Su actuación en este Mundial, dado el anti-fútbol practicado, sólo puede ser considerada como de muy deficiente.

HONDURAS: Tenían la vitola de ser una de las cenicientas de este Mundial y terminaron por empatar frente a Suiza para hacer valer la clasificación de sus hermanos españoles y chilenos. Derrota sin paliativos ante Chile aunque por la mínima, nueva derrota frente a España por dos goles y trabajado empate frente a Suiza que supo a poco dadas las grandes oportunidades que fallaron. Guevara y Suazo fueron sus jugadores más destacados mientras que el trabajo de Reinaldo Rueda en el banquillo merece ser calificado como de aceptable. Todo el camino de España en este Mundial habría sido muy diferente en caso de que Honduras hubiera perdido también contra Suiza. Pronosticamos que no superarían la frase de grupos y acertamos. Su actuación en este Mundial merece el aprobado.

CHILE: Sin lugar a dudas, Chile fue una selección que levantó más expectativas de las que ciertamente podía ofrecer. Victoria por la mínima frente a Honduras, trabajadísima victoria frente a Suiza y derrota contra España en un partido que se terminó a los diez minutos de la segunda parte por incomparecencia de ambas selecciones. En el cruce de octavos Chile se hundió ante el poderío brasileño aunque dio inconfundibles muestras de salir muy acomplejada al terreno de juego. Beausejour y Ponce fueron los jugadores más destacados mientras que Mark González y Matías Fernández decepcionaron para lo que se esperaba de ellos. Marcelo Bielsa es un entrenador que se asemeja mucho al español Lillo: Mucho manual, mucha teoría… Cuando el fútbol es mucho más que eso. Cierto es que Chile practicó un fútbol vistoso y competitivo durante la fase de grupos, pero Bielsa no supo transmitir la garra necesaria para el enfrentamiento de octavos contra Brasil. En esos partidos es donde se ve o no a un buen entrenador. Pronosticamos que Chile jugaría los octavos y acertamos. Aprobado alto para esta selección.

ESPAÑA: Por una vez se cumplieron las expectativas, muy triunfalistas en nuestro propio país, y España revalidó su título de la EURO-2008 con la victoria en esta Copa Mundial de Fútbol, victoria que desató una borrachera de felicidad colectiva que desde ahora mismo se constituye como una de las más bellas páginas escritas por este país a lo largo de toda su dilatada historia. Increíble derrota inicial frente a Suiza que desató todas las alarmas y despertó viejos fantasmas del pasado. Victoria segura pero sin brillo frente a una débil Honduras y sufrido triunfo contra un Chile que nos sacó del partido en los primeros veinte minutos. Objetivo cumplido con más dificultades de las previstas y trabajada victoria frente a Portugal en octavos. Nos esperaba Paraguay en cuartos y aquel partido fue posiblemente el más sufrido de todos los que tuvo que jugar España a lo largo del Mundial. No faltó de nada: Penalties parados y repetidos, árbitro que había perdido los papeles y agónico gol final con suspense: Hasta en tres ocasiones dio el balón en el palo antes de posarse en las mallas rivales. Superada la terrible barrera histórica de cuartos, España jugó sin complejos ante el único rival que se dignó en querer jugar también al fútbol y pasó por encima de Alemania en la segunda parte. Aquello ya era histórico y había que rematar la faena en la final frente a Holanda. Ya sabemos lo que pasó. Ganar un primer Mundial en el minuto 118 de la prórroga con un golazo del mejor jugador de esta competición es un sueño, ciertamente. Pero un sueño que afortunadamente se ha cumplido. Con este triunfo, España se reivindica como la mejor selección del mundo y culmina dos años de auténtico ensueño. Iniesta, Villa, Busquets y Casillas fueron los jugadores más destacados mientras que Torres y Xabi Alonso pudieron haberlo hecho mucho mejor. Mucho se le criticó a Del Bosque tras las dudas sembradas en el primer partido: Que si el doble pivote, que si los dos Xavis no podían jugar juntos, que si Casillas no estaba en su mejor momento, que si Luis Aragonés lo habría hecho mucho mejor… Pero lo cierto es que don Vicente dio todo un curso de cómo afrontar un partido según las circunstancias y manejó el banquillo con una maestría inigualable. La gente no fue consciente de que los rivales, excepto Alemania, salían con la consigna de NO DEJAR JUGAR A ESPAÑA y don Vicente supo contrarrestar esta preocupante circunstancia con paciencia, tacto y buena mano izquierda. Nunca perdió el control de los partidos y siempre tuvo muy claro lo que tenía que hacer. Pocos recuerdan que don Vicente conquistó dos Copas de Europa en apenas dos años con estas mismas consignas. Y lo más importante: España NUNCA RENUNCIÓ A SU MANERA DE JUGAR. Eso mismo fue lo que nos dio el título. La jugada del gol de Iniesta fue una más de las cientos y cientos efectuadas durante aquel violento partido. El fútbol premió la constancia de España y la sabiduría de un extraordinario entrenador que, visto lo visto, es aún mejor persona. Siempre reservado, don Vicente nunca ha querido salir en las fotos y ha dejado que sean sólo los jugadores quienes celebren la victoria. Pero España no lo ha permitido y ha reconocido en don Vicente a una de esas personas que pasean con elegancia, caballerosidad y cortesía el nombre de España por el mundo. ¡Mi admiración y mis respetos, don Vicente! Es usted un Grande de España. No lo dude. Pronosticamos que España iba a ser una de las cuatro semifinalistas y acertamos. Matrícula de honor para la actuación española en este histórico Mundial.

Con esta entrada damos por finalizada la cobertura que, de manera excepcional, hemos realizado sobre un relevante acontecimiento deportivo en este bar virtual de copas. Sabido es que BLUES es principalmente una página dedicada a la música, pintura, poesía y supone también un ejercicio literario para su autor en forma de relatos y vivencias. Nunca hemos pretendido ser una página deportiva pero resulta que este Mundial ha coincidido en fechas con una enfermedad que me ha mantenido al margen de otro tipo de actividades más cotidianas. Por eso he creído conveniente aprovechar el forzoso receso al que me he visto obligado y he querido comentar mis impresiones sobre este Mundial que tan felizmente ha acabado para España. He visto en su totalidad — descontando algún que otro partido de la última fase de grupos cuya coincidencia de horarios me obligó a alternar la visualización de los mismos — 63 de los 64 partidos de la competición. Tan solo me perdí el partido de consolación entre Alemania y Uruguay por encontrarme en el hospital esa jornada y no estar de muy buenos ánimos como para seguir la transmisión del mismo. Yo jugué al fútbol en mi juventud y adoro este deporte. Y ya lo dijo Bill Shankly: –“Some people think football is a matter of life and death. I assure you it is much more serious than that”