Si aún más he de quererte,
poema de rosas,
me apeno por perderte
bajo umbral de la muerte
en tumbas tenebrosas.

Noche azul tu mirada,
canto a tu ser
como reo en tu celada,
prisión en tu morada,
furtivo en tu saber.

Gracia de piel morena,
alba en rocío,
rayo de luna llena,
como la fina arena
en las aguas del río.

Evito tu sonrisa,
tus negros ojos
suaves como la brisa
el mar que se divisa
abriendo tus cerrojos.

Me regalas tu beso,
miel y vainilla,
de tu alma quedo preso
deseando tu regreso
como una flor sencilla.

¡Aún más te he de querer!
Amor de nata,
y a tus versos volver
con rimas del ayer
y en estrofas de plata.

De la colección PÓRTICO DE IMPRESIONES (Diciembre-abril 2007)