Fotografía tomada por Blopsmen

 Lata, una adolescente con parálisis cerebral que hasta hace un año prácticamente no salía de su cuarto, la habitación número 3, ya se encuentra haciendo un esfuerzo para caminar erguida. Quizás algunos la recordéis saliendo por primera vez de su cuarto durante la primera visita de Pablo a Bal Mandir en una improvisada silla de ruedas. Con ella y con las demás jóvenes con parálisis cerebral comenzaron hace unos cuatro meses su labor los profesionales del Self-Help Group for Cerebral Palsy, con quienes Dididai tiene un convenio. Su trabajo ha sido crucial para este esperanzador progreso. A los que conocemos su situación nos ha emocionado profundamente verla. A la vez nos sentimos muy orgullosos de Lata y de todos aquellos que estáis haciendo posible un cambio tan positivo en la vida de estos desfavorecidos jóvenes.

 Pero la tarea sigue y requerimos urgentemente de unos mínimos fondos adicionales para poder escolarizar a dos niñas ciegas y a otra con severos problemas de crecimiento. Por eso, desde este bar virtual de copas os animo a que colaboréis con Dididai, bien pinchando el anagrama que sale a la derecha de la fachada de este bar, bien mandando un correo a info@dididai.org. Hacerse socio sólo cuesta cinco euros al mes, menos de lo que vale una copa en cualquier pub, pero con esa mínima cantidad de dinero se puede ayudar a que estos niños tan desfavorecidos tengan también su oportunidad en la vida. Desde BLUES os animamos encarecidamente a ello. También os recomiendo la lectura de lo que Amalia, co-fundadora de Dididai, ha escrito en su blog acerca de las ONGs.

¡Venga, que entre todos podemos!

LEITER