Las noticias son aún un tanto confusas pero las autoridades noruegas confirman que los muertos por la explosión de un coche-bomba en el centro de Oslo son siete. Pero lo peor es lo ocurrido en la isla de Utoya, cercana a Oslo, en donde un perturbado — por no decir que un verdadero hijo de la gran puta — se ha cobrado la vida de al menos 84 personas, la mayoría adolescentes que pertenecían a las juventudes del Partido Laborista Noruego, y que se encontraban de acampada en un encuentro al que iba a asistir el primer ministro noruego. Tras el indiscriminado tiroteo, la policía noruega ha detenido a Anders Behring Breivik, de 32 años de edad, como principal sospechoso de la matanza y a quien los medios de comunicación noruegos y la propia BBC británica relacionan con círculos de extrema derecha. La policía noruega no descarta que el principal sospechoso pudiera haber actuado en colaboración con más personas y que sea responsable de ambos atentados pese a que en un primer momento se vinculó el ataque con alguna organización yihadista. Por desgracia, el balance de víctimas no está cerrado y es posible que aumente según pasen las horas. Desde LEITER´S BLUES, nos solidarizamos de pleno con el encantador pueblo noruego víctima de esta horrible matanza sin sentido. Todo nuestro apoyo a Noruega.