No deja de ser una paradoja que en los Países Bajos, pese a contar con un reducido número de compositores de fama internacional mayormente centralizado en la etapa renacentista y barroca, la evolución de la interpretación musical ha adquirido cotas difícilmente igualables en otros países. Desde que Willem Mengelberg se hizo cargo de la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam en 1895 y por un período que duró el medio siglo, la música holandesa no ha parado de ofrecer relevantes conjuntos sinfónicos y de cámara, excelentes directores de orquesta y no menos afamados solistas en cualquier modalidad instrumental. Todo ello ha sido posible mediante la extraordinaria labor pedagógica impartida en los principales centros de formación musical holandesa, el Conservatorio Sweelinck — fusionado en 1994 con el Conservatorio Hilversum para dar lugar al actual Conservatorio de Amsterdam — y el Real Conservatorio de La Haya. En estas dos instituciones ejerció como profesor Ton Koopman, una de las mayores autoridades, junto con Frans Brüggen, de la interpretación musical holandesa basada en instrumentos originales.

Ton Koopman nació el 2 de octubre de 1944 en Zwolle, Países Bajos, e inició su formación musical en el Conservatorio de Amsterdam estudiando órgano con Simon Jansen y clave con Gustav Leonhardt, licenciándose además en musicología en la Universidad de Amsterdam. Luego de haber recibido los premios superiores de órgano y clave en 1969 y 1970 respectivamente, Koopman fundó diversas agrupaciones orquestales como Música de Cámara, Música Antigua y la Orquesta Barroca de Amsterdam, formación con la que se adhirió al movimiento de la interpretación historicista y mediante la que se especializó en la música de Bach. En cierto modo, Koopman no siguió la extensión de repertorio protagonizada por otros directores y conjuntos similares, trazando su línea de demarcación interpretativa en el mismo día de la muerte de Mozart en 1791. Desde ese momento, Koopman entabló relaciones con los solistas y directores de este reducido repertorio y así fueron importantes sus colaboraciones con Jordi Savall y René Jacobs. Al frente de esta formación, Koopman realizó todo tipo de giras internacionales hasta que en 1992 fundó el Coro Barroco de Amsterdam, entidad que se fusionó con la orquesta. A partir de 1994, Koopman se embarcó en el magno proyecto de registrar las obras completas vocales de Bach, actividad que le ocupó durante más de diez años y que se tradujo en un set de 22 volúmenes con más de 200 cantatas de Bach editado por el sello ERATO y posteriormente por ANTOINE MARCHAND RECORDS. (El nombre en versión francesa del director).

Otro de los aspectos más destacados de Koopman ha sido su reelaboración de la casi perdida Pasión según San Marcos de Bach que ha acaparado numerosos premios y excelentes críticas. Director invitado por numerosas orquestas europeas de prestigio, Koopman trabaja con asiduidad con la Orquesta del Concertgebouw y con la Orquesta de Cámara de la Radio Holandesa, formación de la que es director principal desde 1994. A partir de 2011, Koopman también ejerce como director residente en la Orquesta de Cleveland y suele ser un habitual colaborador de la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo. Koopman ejerce en la actualidad como profesor de clave en el Conservatorio de La Haya luego de haber ejercido el mismo cargo con anterioridad en el Conservatorio de Amsterdam. Caballero de la Orden del León Holandés y miembro honorario de la Royal Academy of Music de Londres, Koopman está casado con la clavicembalista y profesora del Conservatorio de La Haya Tini Mathot, mujer con la que suele compartir muchos de sus conciertos.

Ton Koopman es una de las personalidades musicales más importantes en el actual panorama de la música antigua e interpretada con instrumentos de época. Aparte de su actividad como director, Koopman es además un magnífico teclista que ha obtenido numerosos galardones discográficos internacionales por sus versiones al órgano y clavicémbalo. Dotado de un estilo de dirección un tanto heterodoxo en el que suele prescindir de la batuta, el catálogo de gestos faciales de Koopman suele resultar casi humorístico en ocasiones por sus abiertas aperturas bucales acompañando a sus imprevistos cambios de orientación sobre el podio. Director entrañable y con un cierto aspecto de patriarca, Koopman ha desarrollado una de las actividades discográficas más extensas e importantes de la actualidad en el repertorio barroco y clásico, aunque en ocasiones la crítica especializada ha advertido un sobre uso de ornamentación en algunas de sus lecturas, aspecto del que Koopman se ha defendido apelando a una fidelidad total en las partituras originales.

De entre la producción discográfica debida a Ton Koopman podemos mencionar las siguientes grabaciones (advertimos que los distintos enlaces que vienen a continuación no tienen porqué corresponderse necesariamente con la versión citada pero sí con la obra mencionada): La integral de las Cantatas de Bach dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (CHALLENGE diversas numeraciones); Magnificat de Bach, junto a Dürmüller, York, Bartosz y Mertens, y dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (EUROARTS 2053419); los Conciertos de Brandemburgo de Bach dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (APEX 2564613642); selección de obras corales de Buxtehude dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (CHALLENGE 72250); selección de motetes orquestales de Charpentier dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (APEX 4617442); Música acuática de Haendel dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (WARNER 4697014); los Conciertos para órgano de Haendel, tocando y dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (WARNER 4695500); selección de Sinfonías de Haydn dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (CHALLENGE 72360); los Conciertos para clave de Haydn, tocando y dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (CHALLENGE 72390); selección de Sinfonías de Mozart dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (APEX 3892392); Exsultate jubilate de Mozart, junto a Luba Orgonasova y dirigiendo la Orquesta del Mozarteum (EUROARTS 2072218); Requiem de Mozart, junto a Watkinson, Pregardien, Van der Kamp y Schlick, y dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (ERATO 17909); selección de Tafelmusik de Telemann dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (ERATO 92876); y, finalmente, selección de Conciertos de Vivaldi dirigiendo la Orquesta Barroca de Amsterdam (ERATO 94811). Nuestro humilde homenaje a este gran director de orquesta.