Todo llega y hoy cumplimos los tres años de existencia. Me acuerdo perfectamente de aquel momento, cuando me encontraba enfrascado una noche en la redacción de una entrada para el blog de mi virtual amigo JGIbáñez y, ante la repentina falta de inspiración, me dio por pensar en abrir mi propio bar virtual de copas. Alterné mi colaboración en ambos bares — aunque JGIbáñez nunca denominó así a su página — durante un período de seis meses y a lo largo del receso de aquel verano redacté muchos proyectos en forma de despedida en vistas a una renuncia expresa de seguir colaborando en EL COLOR DEL CRISTAL por falta de tiempo. El destino, empero, quiso que JGIbáñez decidiera clausurar su blog un par de días antes de que yo le enviara mi definitiva carta de renuncia. Cuando redacté mi última entrada para aquel bar — un recuerdo a la figura del entonces recientemente fallecido Paul Newman — siempre fui consciente de que aquel escrito iba a ser el último. Con todo, me produjo una gran tristeza el hecho de ver como JGIbáñez ponía el cartelón de despedida en su blog. Seguramente hubiese seguido colaborando aunque sólo fuera a nivel de dejar algún eventual comentario a sus entradas. Para entonces, yo ampliaba el contenido de este bar virtual de copas merced a la inclusión de nuevas categorías de carácter meramente cultural.

 Porque, si en algún momento os da por pinchar en los archivos más antiguos que están almacenados en este local y a los que se puede acceder mediante el listado mensual de archivos, observaréis cómo este bar empezó siendo una recopilación de sucesos, retratos literarios, anécdotas y opiniones que en absoluto tenían que ver con el contenido eminentemente musical y cultural que hoy define su marco. Todo tiene su explicación: Yo, que siempre mostré ciertas dificultades para la composición literaria, quise entrenarme durante los primeros meses mediante la redacción de ciertos ejercicios que ayudaban a mejorar mi pobre escritura. No sé si lo conseguí pero, al menos, noté que adquiría paulatinamente una mayor soltura para redactar las entradas. Fue entonces, tras el parón veraniego de 2008, cuando este bar pudo por fin convertirse en una casa dedicada a la música, mi gran devoción, y a cualquier otra manifestación de tipo cultural y artístico. Ese fue mi inicial objetivo y creo que lo acabé consiguiendo con el transcurrir de los meses. Ahora, BLUES se ha convertido en un enorme archivo cultural que, dado su carácter atemporal, no pierde en absoluto vigencia. Y, además, lo seguimos alimentando casi a diario.

 Parece que fue ayer y ya han pasado tres años. Durante todo este tiempo he podido superar algún momento de crisis creativa y de motivación, que las ha habido, gracias a todos vosotros. Vuestros comentarios han sido y siguen siendo el auténtico combustible de esta nave espacial que despegó hace tres años con destino a la estrella más cercana, Próxima Centauri, y que viaja casi a la velocidad de la luz rumbo a dicho puerto. La temporada pasada, debido a ciertas complicaciones relacionadas con mi salud, estuve a punto de parar los motores. Pero la fuerza desprendida de vuestras opiniones y comentarios me otorgó la chispa suficiente como para seguir al frente del cuadro de mandos. Nunca podré olvidar todas las manifestaciones de afecto y cariño que recibí de todos vosotros y desde tantas y tantas partes de este maravilloso planeta azul. Es el milagro de BLUES, el de haber aglutinado a decenas de amigas y amigos a lo largo y ancho de la geografía mundial. Sólo por eso y por el compromiso derivado, merece la pena que sigamos abriendo casi a diario este bar virtual de copas. Con que tan sólo una persona sea capaz de aprender algo, por mínimo que sea, mediante la lectura de los contenidos de este bar, ya me doy por enteramente satisfecho.

 Como comentábamos hace un año por estas mismas fechas, seguimos en nuestro periplo rumbo a la citada estrella de Próxima Centauri. Viajamos al 99% de la velocidad de la luz y, en consecuencia, apenas nos queda un poco más de un año para alcanzar nuestro estelar objetivo. Sin embargo, no sé si sabéis que tan difícil es lograr una aceleración necesaria para conseguir una velocidad constante cercana a la de la luz como también lo es el proceso de frenado para disminuir dicha vertiginosa velocidad a valores mucho más bajos. La nave de BLUES se encuentra en estos momentos viajando a velocidad constante pero muy pronto nos veremos obligados a encender la reversa de nuestros motores para poder entrar en el sistema de Próxima Centauri a una velocidad mucho más reducida. Ello significa que a partir del próximo verano el bar y la nave BLUES iniciarán un período de constante desaceleración. El bar no cerrará sus puertas, ya que existen muchos archivos almacenados que aún son susceptibles de ser comentados, pero la inclusión de nuevas entradas se hará en días alternos. Todo el trabajo que he venido desarrollando a lo largo de estos tres inolvidables años al frente de la barra de este bar virtual de copas ha terminado por fatigarme en exceso. Salvo Thenigger, nunca he contado con personal que me ayude a preparar las raciones que casi a diario os sirvo y por ello considero imprescindible un descanso entre días. Además, los recientes problemas que he padecido de salud me obligan a ello. Por ello, a partir de la próxima temporada que empezará en octubre, BLUES va a dedicar su espacio casi en exclusiva a la sección ESCUELA DE DIRECCIÓN ORQUESTAL, iniciada ya hace un par de años. Vamos a crear el mayor archivo en castellano que pueda encontrarse en la red con un fondo de más de 175 directores de orquesta, con sus biografías, análisis y enlaces a sus obras. Publicaremos los lunes y miércoles y viernes, dejando un hueco los domingos para esa otra sección que tanto os gusta y que ha también de ampliarse: GUIÑOS MUSICALES. Y así culminaremos, Dios mediante, este bar virtual de copas musicales. Quiero que ese archivo de directores de orquesta — mi gran frustración profesional — sea mi legado en la red. Estoy muy ilusionado con este proyecto, os lo aseguro.

 Por último, tanto en la entrada antaño publicada para celebrar el primer aniversario como también en la del segundo, culminé la redacción de las mismas con un recopilatorio de canciones que, según mi particular criterio, acompañaban a la lectura de las entradas más carismáticas pertenecientes a las categorías más íntimas de este blog (RETRATOS, VIVENCIAS, etc…) publicadas durante el transcurso de cada temporada. Estas canciones también describen mi estado de ánimo a la hora de redactar las entradas y los recuerdos derivados que las mismas me provocaron. Mi selección de este año, que espero sea de vuestro agrado, es la siguiente:

Que se llama soledad (Joaquín Sabina)JUAN, EL MAYORAL (6 abril 2010)

Todo aquello que escribí (Francis Cabrel)LA ESQUINA DEL ADIÓS (23 abril 2010)

Flor venenosa (Héroes del silencio)EL IMPETINENTE CASTICISMO DEL SEÑOR OLAVIDE (4 mayo 2010)

Bette Davis eyes (Kim Carnes)DE CHINOS, MÁQUINAS TRAGAPERRAS Y OTROS ASUNTOS (21 mayo 2010)

El Danubio Azul (Johann Strauss)¿ERES MÚSICO, LEITER? (9 junio 2010)

La comunión (Ecos del Rocío)HOY ES EL DÍA MÁS HERMOSO (18 junio 2010)

Si nos dejan (Tamara)SI NOS DEJAN (6 junio 2010)

Patience (Take That)¿HASTA CUÁNDO ME VAS A TENER ABANDONADA? (10 julio 2010)

Vente a razones (Los Marismeños)UNA SUAVE LUZ DE ATARDECER (16 julio 2010)

Tendré que salir algún día (Golpes bajos)LOS EXQUISITOS MODALES DE TACHO (27 julio 2010)

El universo sobre mí (Amaral)A GEMA (31 julio 2010)

¡Gracias por todo!

LEITER