calle-san-hilario 

 Observad la instantánea de arriba. Corresponde a un tramo provisional del Anillo Verde Ciclista de Madrid en las inmediaciones de la zona donde se halla el estadio de La Peineta, en el distrito de San Blas. Hasta que las obras propias del carril-bici finalicen en ese tramo, bordeando las cocheras del Metro, los ciclistas nos vemos obligados a dar un rodeo por estas calles para ir a desembocar finalmente a la Calle Esfinge. En esta foto que os dejo, podéis observar cómo, mirando hacia nosotros, los ciclistas hemos de recorrer unos 500 metros a contramano de los vehículos y en los estrechos márgenes de un carril que no es tal — simplemente, sobre el asfalto se encuentran pintadas unas señales indicativas en forma de triángulo — y que en numerosas ocasiones es invadido tanto por vehículos como por viandantes. Al fondo, en el final de esa calle, una pendiente eleva la velocidad de la bici aunque, al llegar al tramo de la fotografía, un ligero ascenso reduce dicha velocidad. El tramo es peligroso y conviene tomar las consiguientes precauciones, pero lo peor se encuentra justo al final, al llegar al cruce de la Calle San Hilario con la Calle de San Faustino. Si observamos la foto de arriba, vemos como a mano derecha una flecha indica la trayectoria a seguir, justo por donde se encuentra un hombre cruzando. Lo que ocurre es que ese tramo se encuentra, por lo general, invadido de vehículos y en ocasiones no es posible verlo.

 

 En esta nueva imagen, podemos apreciar cómo, efectivamente, dos coches se encuentran estacionados ocupando el carril. La maniobra a seguir consiste en cruzar el paso cebra y proseguir la marcha en dirección a nosotros, en un giro de 180 grados, una solución incómoda pero relativamente segura. Sin embargo, como muchos ciclistas no aprecian esa curva hacia la izquierda, siguen instintivamente en recto hacia el polémico cruce. Y, por si no fuera poco, una nueva señal acaba por confundir del todo. Los ciclistas advierten esa nueva señal — un triángulo — a lo lejos y optan por seguir en recto, mirando hacia nosotros en la primera fotografía. (Por donde se ve la tapa de una alcantarilla).

  En esta nueva foto vemos el punto negro y su deficiente señalización. Si observáis con detenimiento, la sombra que proyecta el vehículo blanco un poco después del capó deja entrever el triángulo que se supone que indica la trayectoria del carril-bici. A su izquierda, vemos claramente el otro triángulo indicativo para los ciclistas que circulan en sentido contrario. Pues bien, los coches, como ese Peugeot blanco que aparece en la foto, vienen justo de dar una curva cerrada a izquierda en bajada y no suelen advertir de la presencia ciclista. (El ciclista, en esta última toma, debe alzarse sobre la bicicleta — La pendiente ascendente no se aprecia bien la foto — y colocarse al fondo, junto al bordillo, para seguir hacia la izquierda). Obviamente, los coches también aparecen en sentido opuesto al del vehículo blanco de la foto, situación más que peligrosa y comprometida, pudiéndose uno quedarse en medio de la calzada y a merced de los coches que circulan por ambos sentidos.

 Como consecuencia de esta duplicada e imprecisa señalización, en los cientos de veces que he pasado por aquí he visto ya tres incidentes serios que han acabado con la bici tirada en el asfalto y a su dueño herido. Yo mismo he estado a punto de sufrir un serio percance hasta que descubrí la vía alternativa que viene señalada en la segunda foto. Hace un año, aproximadamente, remití una respetuosa carta al Area de Movilidad y Transportes del Ayuntamiento de Madrid informando de este punto conflictivo y hasta la hora de redactar esta entrada he obtenido la callada por respuesta. Ojalá que fotos de este punto, con bicis destrozadas, nunca salgan en las páginas de sucesos de los periódicos. Pero advierto: El cruce de la Calle San Hilario con la Calle San Faustino es tremendamente peligroso, y su deficiente y doble señalización puede dar lugar a la confusión. Lo único que yo ya puedo hacer es dar cuenta del mismo en esta página. Esperemos que las autoridades municipales arreglen este punto cuanto antes para evitar alguna desgracia.