Luigi Cherubini nació el 14 de septiembre de 1760 en Florencia

En el enlace al vídeo que hoy os dejo podemos escuchar una magistral interpretación del aria Solo un pianto de la ópera Medea del compositor Luigi Cherubini. La interpretación corre a cargo de Teresa Berganza acompañada por la Orquesta de la Ópera Cívica de Dallas dirigida por Nicola Rescigno y dicha grabación se encuentra disponible en el sello MYTO RECORDS (Ref 164). Este fragmento, posiblemente la parte más memorable de toda la ópera, presenta la peculiaridad de abrirse con un obbligato de fagot que logra imprimir un carácter del todo dramático al aria. Esta pieza supone una declaración de fidelidad por parte de la esclava Neris hacia su ama Medea, la hechicera y esposa de Jasón. Estrenada en París el 13 de marzo de 1797, Medea consta de tres actos y en la actualidad suele representarse en italiano (su idioma original era el francés) y con unos recitativos orquestales que sustituyeron a los diálogos hablados de la versión original. Si bien esta ópera supone un ejemplo de la aplicación de la reforma propuesta por Gluck anunciando, en cierto modo, el melodismo belcantista italiano, no es menos cierto que también aúna las características esenciales del estilo del compositor: pulcritud, progresiones armónicas estrictamente ortodoxas y modulaciones del todo seguras… Un compendio academicista donde no existe el menor asomo de riesgo o innovación. Tal vez por eso mismo, Medea puede dar la impresión de ser una ópera un tanto rígida. Lo más curioso de todo esto es que Beethoven fue uno de los máximos admiradores de Cherubini pese a que el estilo del sordo de Bonn era diametralmente opuesto y decididamente transgresor. Sin duda, una de las inexplicables paradojas de la historia de la música.

 Mientras que los compositores alemanes concentraban sus esfuerzos en la forma sonata como pasaje obligado en busca de la música absoluta, a finales de la última década del siglo XVIII y durante los primeros años del siglo XIX Francia comenzó a suministrar una música que era precisamente la que pedía la aristocracia y el gran público, una música a la carta sugestiva, agradable y fácil de escuchar que se mantuvo en boga durante toda la centuria. París se convirtió en el centro operístico mundial luego de la revolución de 1830 y la ópera pasó a ser un negocio, una empresa burguesa dirigida por aquellos empresarios que habían accedido al poder con el llamado rey ciudadano Luis Felipe. Pero antes de todo eso y en consonancia, en cierta medida, con los ideales estéticos napoleónicos, hubo una serie de autores instalados en París que se resisten a ser considerados históricamente como románticos aunque se orientaron a temas populares y exóticos tan del gusto de aquellos. Con los estrenos de Lodoiska (1791) y Medea (1797), Luigi Cherubini anticipó la ópera de espectáculo francesa con fenómenos naturales simulados en escena. Autor favorito de la Restauración (pese a su pasado republicano) Cherubini se convirtió en el baluarte antirromántico de la Francia de su tiempo.

 Luigi Cherubini nació el 14 de septiembre de 1760 en Florencia y comenzó sus formación musical a cargo de su padre, clavecinista en el Teatro de Pérgola, para posteriormente pasar a la tutela de los profesores Fellici y Sarti. Tras haberse beneficiado de una beca que le habilitó para ampliar formación en Bolonia y Milán, en 1779 Cherubini presenta su primera ópera en la localidad piamontesa de Lissandria para posteriormente escribir por encargo de distintos teatros de Toscana, Roma, Venecia y Mantua. A pesar de algunos éxitos, la situación económica de Cherubini llegó a ser tan precaria que en 1787 decidió partir hacia Londres en busca de fortuna aunque con resultados similares a los cosechados en Italia. Ya en 1787, Cherubini se establece definitivamente en París y tras unos comienzos algo dubitativos logra un espectacular triunfo con el estreno de Lodoiska en 1791. Reclutado como compositor de la Troupe Républicaine, institución transformada posteriormente en el Conservatorio capitalino, Cherubini alternó la docencia con la composición de óperas que le sirvieron para hacerse famoso por toda Europa. Sin embargo, sus reticencias hacia la figura de Napoleón le obligaron a partir hacia Viena durante tres años — ciudad en donde fue admirado por Haydn — en los que sus éxitos no se vieron acompañados de una estabilidad financiera tan anhelada.

A su regreso a París en 1808, Cherubini se planteó dejar la composición para dedicarse a la pintura y la botánica. Con todo, esta decisión se abortó al empezar a componer una serie de cuartetos y música religiosa que favorecieron su breve estancia en Londres en el año 1815. De vuelta a París, la caída de Napoleón y la posterior Restauración favorecieron la carrera de Cherubini al ser nombrado superintendente de música del rey y posteriormente, en 1822, director del Conservatorio. En este poderoso cargo, Cherubini se ganó la fama de intolerante, dictatorial, cruel y hombre de muy mal carácter. Sus disputas con un joven estudiante llamado Berlioz fueron sonadas y, según se dice, llegaron en algún momento a las manos. A partir de 1837 la producción operística de Cherubini mermó en beneficio de la docencia y de una exclusividad casi total en música de carácter religioso. Tras cesar en su puesto de director del Conservatorio en 1841, Cherubini falleció finalmente el 13 de marzo de 1842 en París y fue enterrado con todos los honores en el cementerio de Père Lachaise.

 Considerado como uno de los más grandes autores de su época, empero la figura de Cherubini se oscureció tras su fallecimiento y en la actualidad, de su extensa producción operística, sólo sobrevive Medea en el repertorio. Seguidor del estilo reformista propuesto por Gluck, lo mejor de la música de Cherubini se encuentra, a juicio de los especialistas, en su faceta religiosa debido a que en ella podía dar rienda suelta a su impecable técnica contrapuntística dentro de un estilo severamente ortodoxo.

Sirva desde aquí nuestro humilde homenaje a la figura de este controvertido compositor. Si te ha gustado este post vota aquí y comparte con amigos….gracias!!!!