water 

Ha concluido el V Foro Mundial del Agua y las conclusiones son desalentadoras: Sólo 19 de los más de 180 países participantes consideran el acceso al agua y al saneamiento como un derecho.
Para más Inri, los firmantes lo hicieron en un anexo de la declaración final (no forma parte del cuerpo central).
Por cierto, entre los firmantes se encuentra España, no así Francia y Alemania.

En los primeros años de la década de los 90 y en referencia a las implicaciones que tendría la caída del Muro de Berlin, participé en un seminario sobre geopolítica en la por entonces Escuela de Estudios de Estrategia y Geopolítica de las Fuerzas Armadas de Argentina. Las circunstancias de mi participación y otros temas desarrollados en el seminario no vienen a cuento pero, sí es relevante, que uno de los temas tratados era la importancia del recurso AGUA como hipótesis de conflicto futuro en el escenario mundial.
Muchos de los oyentes nos miramos con estupor (quizás por desconocimiento, incredulidad o bien pensados).
El tiempo ha pasado y mucha agua ha corrido (nunca mejor la frase) pero hoy y cada vez en forma más evidente el agua se ha convertido en un recurso económico susceptible de disputa.
Sin temor a equivocarme puedo decir que el verdadero centro de poder mundial pasará por quienes manejen este recurso vital para la supervivencia de nuestra especie
Podemos sobrevivir más tiempo sin ingerir alimentos sólidos que líquidos (agua), dada la conformación de nuestro cuerpo (relación 4 a 1).
A dia de hoy se calcula que un 20 % de la poblacióm mundial (1000 millones de personas) no tienen acceso a agua potable, 2500 millones carecen de agua para saneamiento y el 80% de las enfermedades en los países en desarrollo son consecuencia de contacto (físico o ingesta) con agua contaminada .

Si agregamos las previsiones de crecimiento demográfico del planeta podemos concluir que estamos entonces ante un tema que no es menor y por tanto hay muchos intereses que pujan por este “negocio”

Analizando un poco los conflictos bélicos que hoy viven algunas regiones del planeta ( metafóricamente, si “cavamos” un poco) descubriremos que además de las supuestas causales manifiestas está en juego el recurso AGUA. Ejemplo de ello es ORIENTE PRÓXIMO y algunas guerras tribales en Africa.
Otro punto de análisis podrían ser ciertas inversiones millonarias que multinacionales están haciendo muy lejos de sus centros de decisión en tierras económicamente improductivas o en proyectos económicamente no rentables a priori, pero que merced a legislaciones locales laxas o ambiguas pueden permitir en un futuro próximo la explotación comercial del agua existente en el subsuelo.

Y si miramos más cercano a nosotros podríamos hablar también de las continuas peleas comunitarias por el Tajo y el Segura, o la privatización en Madrid del Canal de Isabel II por razones de “mejor servicio”.

Es evidente que el agua es el nuevo petróleo del siglo XXI. Entonces si el agua es ahora el tipo de materia prima que fue el oro negro, sabemos que harán los poderosos, hacia dónde irán sus acciones y las consecuencias .
El cambio clímatico está potenciando esta lucha encarnizada. En algunas zonas, como el centro de China, la desertificación está ocurriendo directamente en las afueras de Pekín y áreas que no hace muchos años eran fértiles están sufriendo condiciones parecidas a las de un desierto.

Según la Organización Mundial de la Salud hay un alto retorno en inversiones en proyectos de agua potable y saneamiento que puede suponer beneficios económicos de entre 7 y 12 dólares en promedio por cada unidad de la misma moneda invertida.

Los que puedan, comiencen a invertir en bombonas de oxígeno, pues mucho me temo que ese será el próximo peldaño.

Un abrazo y buen fin de semana

THENIGER