Biografía Alfred Hertz

Alfred Hertz nació el 15 de julio de 1872 en Frankfurt, Alemania, y desde muy niño se vio obligado a usar muletas a causa de una parálisis. Con una gran fuerza de voluntad, Hertz inició su formación musical en el Conservatorio Superior de Frankfurt para más tarde asumir algunos cargos de menor relevancia en Halle, Altenburg y Barmen-Elberfeld.

Dos destacados wagnerianos en el Metropolitan de Nueva York

Alfred Hertz

Su reputación como director de orquesta empezó a tomar cuerpo en 1899 mediante su participación en los London Concerts y su nombramiento como director de la Ópera de Breslau hasta 1902. Ese mismo año Hertz partió para los EEUU y debutó en el Metropolitan dirigiendo Lohengrin para un año después presentar en el mismo escenario Parsifal en lo que supuso la primera representación de dicha ópera fuera del exclusivo entorno de Bayreuth y que provocó el enfado de Cosima Wagner, quien prohibió a Hertz ofrecer dicha ópera de por vida en los teatros alemanes. Hertz también realizó el estreno norteamericano de Salome de Richard Strauss y de Die Königskinder de Humperdinck.

En 1906 Hertz se encontraba dirigiendo una serie de conciertos en el Metropolitan junto al tenor Caruso cuando, durante un corto viaje a San Francisco, fue sorprendido por el gran terremoto que asoló a dicha ciudad. Años más tarde, concretamente en 1915, Hertz volvió a San Francisco para hacerse cargo de la dirección de la Orquesta Sinfónica en sustitución de Henry Hadley luego de haber renunciado a su trabajo en el Met por las diferencias surgidas en torno a la figura de Gatti-Casazza. Hertz se mantuvo al frente de la Orquesta Sinfónica de San Francisco hasta 1930 y durante su mandato dicha formación fue de las primeras en incorporar mujeres a su plantilla aparte de los tradicionales puestos de arpa solista.

De 1932 a 1939 Hertz dirigió la serie de conciertos de radio conocidos como Standard Symphony Hour al tiempo que fundó un centro corporativo en la Universidad de California. El 17 de abril de 1942 Hertz falleció en San Francisco a la edad de 69 años. Famoso por sus interpretaciones wagnerianas en el Metropolitan, Hertz fue una de las personalidades musicales más relevantes del primer tercio del siglo XX en los EEUU.

Todavía es posible encontrar algún ejemplo sonoro de Alfred Hertz, como la Obertura de El sueño de una noche de Verano de Mendelssohn y el Capricho español de Rimski-Korsakov, dirigiendo en ambos casos la Orquesta Sinfónica de San Francisco. Y también fragmentos de Tristán e Isolda y de Tannhäuser con la Orquesta del Metropolitan.

Artur Bodansky

 Biografía, Artur Bodansky

Artur Bodansky nació en Viena el 16 de septiembre de 1877 y estudió en el Conservatorio de la capital imperial austríaca bajo la tutela de los profesores Fuchs y Grün hasta que en 1896 ingresó como violinista en la Orquesta de la Corte.

En 1900 le fue encargada la dirección del Teatro de Ceske Budejovice hasta la emporada de 1903, momento en el que Mahler le contrata como director asistente en la Ópera de Viena, haciéndose cargo de dicha institución tras la dimisión de Mahler en 1907 y hasta la llegada de su sucesor Felix Weingartner al año siguiente.

Bodansky alternó esta labor colaborando en otros teatros, como el Theater An der Wien (1904), el Lortzing de Berlín (1905) y la Ópera de Mannheim, enclave en donde se mantuvo hasta 1914.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Bodansky partió para los EEUU y se hizo cargo en 1915 de la dirección de las óperas del repertorio alemán en el Metropolitan, sustituyendo a Alfred Hertz. Allí dirigió la última aparición de Caruso en 1921 y también fue responsable de la Sociedad de Amigos de la Música. En 1928 dimitió de su puesto al frente del Met y fue sustituido por Joseph Rosenstock, director que levantó tantas críticas que al poco tiempo fue de nuevo sustituido por Bodansky. Esta segunda vinculación con el Met duró hasta el mismo día de su fallecimiento, acaecido el 23 de noviembre de 1939 en Nueva York. Bodansky se destacó como uno de los mejores intérpretes wagnerianos de su época dentro de un estilo de dirección basado en los tempi dinámicos y muy activos, siendo además un artista muy comprometido con la música contemporánea.

Podemos escuchar algunos fragmentos de sus registros de Los Maestros Cantores, Tristán e Isolda y El ocaso de los dioses con la Orquesta del Metropolitan.

Sirva desde aquí nuestro humilde homenaje a la figura de estos dos celebrados directores.