La noticia saltó a los medios el lunes temprano y a medida que transcurrían las horas fue convirtiéndose en tema exclusivo.

No es para menos, nadie sabe las consecuencias que este ataque de Israel a un convoy con ayuda humanitaria hacia Gaza puede traer tanto económicas como geopolíticas. Pero estoy convencido que habrá un antes y un después de este fatídico lunes 31 de mayo de 2010 que los historiadores con los años podrán explicar.

La repercusión y declaraciones de todos los gobiernos y organismos es unánime y la condena, si bien con matices, es total.

El embajador israelí en Madrid se defiende acusando a las organizaciones humanitarias presentes en el convoy de estar vinculadas con Al Qaeda y el jihadismo internacional. No valieron que entre los mismos se encontraran personalidades insospechables pues la respuesta estaba a flor de labios  “ fueron de buena fe y los engañaron“

Una vez más al mejor estilo de Bush se podría esbozar la teoría de la defensa preventiva, los daños colaterales y lo que se les ocurra como decir que se “defendieron” y para ello muestran tirachinas y barras con las que teóricamente los atacaron. No me creo nada.

La realidad es que ha habido muertos – no se sabe con exactitud cuantos – heridos y una gran sensación entre los ciudadanos de bien que otra vez se impone el terrorismo de estado (Israel)

Desde lo  humano estoy profundamente dolido y descreído. Dolido por esas muertes inútiles como todas las que a diario se lleva ese conflicto (no hablamos de soldados sino de civiles que lo único que quieren es sobrevivir – vivir en términos de primer mundo sería una utopía). Pagaron el tributo más alto, es decir, la vida.

Descreído pues tanto las potencias como la Unión Europea se limitan a declaraciones vacías de contenido y sentimiento mientras la impunidad sigue campando.

¿Qué es lo que se oculta ante la impunidad de Israel para que nadie se les atreva?

En general, las víctimas de los crímenes de guerra israelíes eran palestinas; esta vez las víctimas son internacionales: son turcos, irlandeses, británicos, belgas, etc.

¿Puede ser que ni eso conmueva a los países?

Si como dicen para justificarse “sabían de las vinculaciones con el terrorismo, la presencia de armamento y más”. ¿Por qué no solicitaron ayuda internacional?

O es que es mejor matar y luego tratar de justificar.

Estados Unidos mira para otro lado, pero hasta cuándo: el único país amigo del arco islámico – Turquía– es uno de los afectados en tripulación y barcos.

Los barcos fueron controlados por los gobiernos de los tres países desde donde zarparon, es decir, Turquía, Grecia y Chipre. Las autoridades de estos tres países le garantizaron a Israel que no había armas en los barcos.

Pero Israel atacó igual en virtud de una decisión política que el primer ministro Benjamin Netanyahu deberá asumir y explicar a la comunidad internacional pues el episodio se desarrolló en aguas internacionales.

Ha llegado la hora que EEUU comience a plasmar en políticas concretas lo que viene diciendo desde hace años que es lograr la paz en Oriente Medio.

Hasta ahora sólo ha pedido a los israelíes y a los palestinos que hablaran de forma indirecta a través de su enviado especial para Medio Oriente, George Mitchell. Pero eso no basta para poner término a la ocupación. Hace falta que  Obama sea más firme con Benjamin Netanyahu. Es preciso hacer algo mucho más serio.

Los gobiernos deben dejar de lado las palabras “lindas” y la diplomacia estéril  y ponerse firmes.

No es fácil explicar esta masacre salvo poner en evidencia que una de las partes quiere una radicalización del conflicto pues no le interesa el  diálogo.

No hay justificación alguna a lo sucedido, por la brutalidad y desmesura.

Y después nos rasgamos las vestiduras por el extremismo islámico. Esto es mayor pues parte de un Estado pseudo democrático.

Cuando el mundo entero exige una investigación, la respuesta de Israel es que la harán con sus medios y no permitirán que la haga ningún organismo internacional.

Vale la pena esperar si ya sabemos sus conclusiones

Tengo la impresión, simple sentido común, de que se ha cruzado un límite. Responsable Israel y su política belicista, pero más aún la comunidad internacional que se lo permite y no hace nada por revertir la situación.

Espero equivocarme pero soy escéptico de que algo cambie y seguiremos repudiando y lamentándonos

Un abrazo

THENIGER

PD: Me escapo a mi Argentina un par de meses. Volveré con ustedes en octubre, tras la reapertura de BLUES luego del cierre de vacaciones a mediados de agosto. Entretanto, dejaré en el archivo de BLUES dos entradas más pertenecientes a SEMBLANZAS POLÍTICAS. Os deseo un feliz verano.