Porque el monasterio del escorial tiene forma de parrilla

El 10 de agosto de 1557, las tropas españolas derrotaron a las francesas en la famosa y trascendental batalla de San Quintín que ponía fin a la amenaza francesa sobre los territorios del Milanesado. Esta fecha resultó ser decisiva ya que coincidía con la festividad de San Lorenzo, cuya iglesia consagrada, San Quintín, resultó por entero destruida durante la batalla.

El devoto rey Felipe II juró por entonces que San Lorenzo volvería a tener su propia iglesia y de esta manera ordenó construir un monasterio que fuese palacio al mismo tiempo, eligiendo para ello el emplazamiento de la Sierra del Guadarrama, a unos 40 kilómetros al noroeste de Madrid.

El Escorial desde el Monte Abantos

Una vista de la fachada sur del monasterio y una panorámica desde el monte Abantos

Según la tradición, El Escorial tiene forma de parrilla en honor del santo que sufrió martirio de esta manera. La dirección del mismo fue encomendada a los monjes jerónimos seguidores de San Agustín y de San Jerónimo, quienes tradicionalmente llevaban una vida dedicada a la contemplación y a la oración.

Monasterio del escorial - plano encargado por Juan de Herrera

El Escorial vista aerea

Lámina encargada por Juan de Herrera al grabador Peter Perret y panorámica desde el aire

Conocido en España como la Octava Maravilla del Mundo, El Escorial posee cierto aire de fortaleza. De planta rectangular, sus muros miden 207 por 153 metros y la absoluta regularidad de las fachadas puede resultar excesivamente austera para ciertos gustos.

Cuando se intentan contar las ventanas y puertas raramente se obtiene el mismo número dos veces seguidas, pero la cantidad asciende a unas 1.250 puertas y 2.500 ventanas. En su construcción participaron fundamentalmente dos arquitectos: Juan Bautista de Toledo, que realizó los primeros planos en 1559 basándose en las experiencias obtenidas en la basílica de San Pedro, y Juan de Herrera, quien se hizo cargo del proyecto tras la inesperada muerte del primero.

El Escorial desde silla Felipe II

El monasterio visto desde la silla de Felipe II

Construcción

El Escorial se edificó entre 1563 y 1584 y Felipe II siguió muy de cerca las labores de construcción. Se cuenta que contemplaba diariamente los progresos desde la famosa Silla de Felipe II, un basamento pétreo al que se puede acceder por una estrecha carretera que sale de la vía principal frente al monasterio.

Sin duda, la vista que se observa desde allí es estupenda pero no tiene ni punto de comparación con la magnífica panorámica que puede contemplarse ascendiendo por una carretera que discurre por la colina más cercana al monasterio. Las estancias reales estaban distribuidas de tal forma que el soberano podía acceder a la iglesia desde su habitación. Más tarde, cuando Felipe II se encontraba ya muy enfermo, podía ver incluso el altar mayor de la iglesia desde su propia cama.

El palacio del rey, un anexo situado en el extremo oriental de la iglesia que sobresale del resto del edificio, se denomina el mango de la parrilla de San Lorenzo. Sin embargo, los sucesores de Felipe II, deseosos de una residencia más opulenta y espaciosa y no muy interesados en contemplar el altar mayor, mandaron edificar otras estancias reales en el extremo septentrional de la iglesia. Al sur de la misma, hay un claustro de dos pisos en cuyo centro se abre el llamado Patio de los Evangelistas, una de las zonas más extraordinarias de todo el conjunto.

Imágenes del Monasterio del Escorial

 El Escorial fachada basilica

El escorial patio evangelistas

 Fachada de la basílica y Patio de los Evangelistas

 

Pinacoteca

Felipe II se decidió por un estilo sobrio para El Escorial pero decoró el interior con numerosas obras de arte, por lo que en la actualidad el Real Monasterio de El Escorial constituye además en excelente museo en donde sobresalen valiosísimos cuadros de artistas como Tiziano, El Greco, Veronés, Tintoretto y Velázquez. En los aposentos destinados a Felipe II se exhibe una copia de El carro del heno de El Bosco.

También podemos contemplar El martirio de San Mauricio y la legión tebana, cuadro que El Greco presentó para optar a ser nombrado pintor oficial del monasterio y que no acabó de terminar de convencer al monarca. El monasterio cuenta además con una espléndida colección de tapices y un pequeño museo arquitectónico.

 EscorialBiblioteca

El Escorial Panteon Reyes

Biblioteca y Panteón de los Reyes

Además de palacio y monasterio, El Escorial habría de servir de mausoleo a los reyes de España y para ello se alzó un monumental panteón que se halla bajo el enorme altar mayor de la iglesia, aunque no se terminó hasta mucho tiempo después de la muerte de Felipe II. Por el contrario, el monarca si vio acabada la biblioteca, situada en una  galería sobre la entrada occidental al monasterio.

Allí se puede admirar una valiosísima colección de libros y manuscritos en una sala decorada con pinturas alegóricas a la filosofía, teología, música y geometría.