Galería de los Uffici

 Ya estaba presto a viajar a Londres para salvaguardar los diez mejores cuadros de la National Gallery cuando, de sopetón, me llama Marian, la funcionaria de Correos, y me trae un telegrama procedente de Galicia: LEITER. stop. CATASTROFE INMINENTE. stop. OLVIDA LONDRES Y VE A FLORENCIA. stop. FIRMADO.stop. AMALIA. stop. La batalla cósmica es inevitable y  parece que en Italia se están empezando a dar los primeros síntomas de la conflagración. La tarea es difícil y complicada: Tengo que salvar las diez mejores pinturas de la Galería dei Uffizi, como ya hice con la del Prado y el Louvre. Me encuentro abrumado y terriblemente responsabilizado por tamaña empresa. Espero que mi selección sea lo más acertada posible. O, por lo menos, que sea del gusto de Amalia. Ahí van esos diez cuadros:

Duccio Madinna Rucellai

1- MADONNA RUCELLAI de Duccio: Próxima al estilo artístico de Cimabue. Obra muy polémica que pone en cuestión el origen sienés del pintor. Armoniosas líneas angelicales, elegencia mayestática y ecos de lo que será la posterior evolución pictórica. Exquisita interpretación formal. Preciosa obra.

Simone Martini Anuniación

2- LA ANUNCIACIÓN de Simone Martini: La expresión de la virgen es una de las creaciones más poéticas y sublimes de toda la historia universal del arte. Gran ligereza en las soluciones lineales y perfecta armonización del colorido con el oro. Obra de máxima sensibilidad. Os cuento un secreto: Es la cara de mujer que más me gusta de toda la producción artística. Otra obra para arrodillarse.

Giotto Madonna Ognissanti

3- MADONNA DE OGNISSANTI de Giotto: Uno de los pintores más importantes de la historia. Giotto es el auténtico vanguardista del arte pictórico. Existen rasgos de un futuro Miguel Angel, por el apretado enmarce y la robustez de las figuras. Grandiosidad del elemento central frente a las formas angélicales propias de una época superada (Cimabue y Duccio) El cuadro es un epígono entre dos movimientos artísticos. Una joya.

Hugo van der Goes Triptico Portinari

4- TRIPTICO PORTINARI de Hugo Van der Goes: Espectacular cromatismo y alto sentido del simbolismo, muy presente en esta obra. Enorme detallismo y sensibilidad. Observen la sandalia en la parte inferior izquierda (es una alusión al sacrificio de Isaac) y la columna (anuncio de la futura flagelación). Este cuadro encierra tanta vida que bien pudiera dedicársele toda una tesis doctoral. Una obra maestra.

Verrocchio Bautismo de Cristo

5- EL BAUTISMO DE CRISTO de Verrocchio: Un hombre polifacético que, entre otras virtudes, fue maestro de Leonardo, Botticelli e, incluso se afirma, de Miguel Ángel. Dicen que esta obra lleva la mano del propio Verrocchio y de Botticelli y Leonardo. Es inconfundible el sello del de Vinci en la figura del Bautista y de uno de los ángeles. Intensidad colorística y dinamismo. Una obra para salvar dada la cantidad de genios que intervinieron en su elaboración: Ah, se dice que Verrocchio rompió los pinceles al ver los manejos de Leonardo… ¡ Seguro !

Botticelli Nacimiento-de-Venus

6- EL NACIMIENTO DE VENUS de Botticelli: ¿Se puede dibujar mejor?  Es un cuadro que no tiene una académica perspectiva, lo que realza su valor. El rostro de la Venus enamora, induce y seduce. Genial técnica. Claridad de líneas en un esquema de marcado acento neoplatónico. Es el triunfo del dibujo frente a la masa cromática. Obra de madurez. Uno de los más grandes cuadros de todos los tiempos.

Miguel Angel Tondo Doni

7- TONDO DONI de Miguel Ángel: Arrodillense de nuevo, que estamos ante una de las escasas obras pictóricas “portátiles” del gran genio florentino. Pronto se percibe la robustez plástica del maestro: La Virgen bien podría servir para ilustrar un anuncio de fitness-club. Perfecto modelado y arriesgadísimo sombreado. Obra clásica de configuración escultórica. Asombrosa belleza formal. Sigo de rodillas. ¡Viva el dibujo! (ahora que Tiziano no me oye)

Rafael Retrato de León X

8- RETRATO DE LEON X de Rafael: Obra de madurez del inmortal maestro de Urbino. Uno de los mejores retratos de todos los tiempos. La mala baba de los retratados se hace bien patente, lejos de los antiguos convencionalismos pictóricos. Grandiosa la gama de bermellones, el “color” preferido de Rafael. Insólita perfección en los ropajes del Papa, de pulcra e inmejorable técnica. Si me lo permiten, me llevo a casa este cuadro. Soy un enloquecido fan del gran Rafael. ¡Un pedazo de pintor!  Le pese a quién le pese.

Tiziano Venus de Urbino

9- LA VENUS DE URBINO de Tiziano:  Genial la incorporación de un perrito en sustitución del manido Cupido. Preciosa estampa compositiva en uno de los grandes desnudos de Tiziano. Perfecta disposición cromática, contrapuesta al dibujismo de Miguel Ángel y Botticelli. Magistral composición volumétrica. Figuras forzadas en escorzo impecablemente bien resueltas. Grandiosa obra.

Leonardo la Anunciación

10- LA ANUNCIACIÓN de Leonardo: ¿Creían que me iba a olvidar del Genio?  Voy a ser pecaminosamente sincero: Salvo a esta obra de la catástrofe por el hecho de llevar la firma de Leonardo. Punto. Me gusta su composición… Y se acabó. Lo siento. El inigualable Leonardo se encuentra en otras obras.