TORRE EIFFEL

Análisis de La Torre Eiffel

Alzada junto al río Sena, la inconfundible silueta de la Torre Eiffel es posiblemente el símbolo parisino más universal. Sin embargo, cuando empezó a erigirse la torre en 1887, un grupo de artistas firmó una carta de protesta por el efecto que dicha construcción tendría sobre el horizonte de París.

Además, manifestaron que la torre era un gran insulto para los grandes monumentos de la ciudad. Pese a que algunos llegaron a apreciar su belleza, es famosa la anécdota de Guy de Maupassant, quien acudía a los restaurantes de la plataforma por ser el único punto de París en donde no se divisaba la torre…

Torre EIFFEL a las luz del día

 

Torre EIFFEL construcción blanco y negro

Torre EIFFEL construcción operarios

 A medida que se perfeccionaban las técnicas de construcción y que se aceleraba el ritmo del progreso, diversas personalidades internacionales albergaron la ambición de construir un edificio de 305 metros de altura. Pese a que algunos lo intentaron, sin éxito, la mayoría pensaba que la idea era del todo absurda. No obstante, el ingeniero Gustave Eiffel estaba convencido de que podría lograrlo. Anteriormente, Eiffel había realizado los planos de otro monumento colosal, la famosa Estatua de la Libertad que finalmente acabaría saludando a los inmigrantes que acudían al Nuevo Mundo norteamericano.

Torre EIFFEL vista desde abajo

Torre EIFFEL vista desde inferior

 Junto a sus ayudantes, Eiffel realizó en 1884 los planos de una torre de unos 300 metros de altura que presentó un par de años después a la comisión de proyectos destinados a la Exposición Universal de París de 1889, fundamentada en la exhibición del progreso industrial. El comité organizador, curiosamente, expresó su deseo de que los participantes presentaran planos para la construcción de una torre de hierro de 305 metros de altura. De esta manera, las condiciones del concurso se redactaron teniendo muy en cuenta el previo proyecto de Eiffel. Todas las sospechas su hubieron de confirmar cuando, de los más de cien proyectos presentados, el de Eiffel fue elegido para crear la hasta entonces estructura más alta del planeta.

Torre EIFFEL vista perspectiva

Torre EIFFEL vista iluminada

 Eiffel ya había erigido varios puentes de ferrocarril y tenía fama de ser capaz de resolver los más complicados problemas técnicos. De esta forma, a mediados de 1887 se empieza a construir la torre con una velocidad asombrosa debido a la magistral capacidad organizativa de Eiffel. Sin embargo, las obras se paralizaron durante un breve intervalo debido al miedo de los vecinos que vivían en los aledaños, alertados del peligro que corrían sus casas. Todo ello fue provocado por las conclusiones de un matemático, quien declaró que la torre se desmoronaría sin remedio al alcanzar la cota de los 229 metros de altura. Eiffel, acostumbrado a los riesgos, decidió entonces seguir con el proyecto costeando la totalidad del mismo a sus expensas.

Torre EIFFEL construcción parcial

Torre EIFFEL construcción parcial

Torre EIFFEL construcción parcial 2

 Con un grupo de 250 personas, la torre fue culminada el 31 de marzo de 1889, en algo menos de dos años y medio. La base de la torre forma un cuadrado de 1,6 hectáreas y la estructura del conjunto pesa unas 10.668 toneladas métricas. Se utilizaron más de dos millones y medio de remaches y algo más de 18.000 elementos distintos, muchos de ellos prefabricados. Las 16 columnas sobre las que se apoya la torre — cuatro en cada pata — llevaban gatos hidráulicos para la colocación exacta de la primera plataforma. La torre ostentó el título de edificio más alto del mundo hasta que en 1929 se construyó el Edificio Chrysler en Nueva York. Actualmente, unos cómodos y panorámicos ascensores facultan el ascenso hasta sus tres plataformas. Aunque, si uno tiene buenos pulmones, puede intentar subir hasta el último piso recorriendo los 1.671 peldaños de su escalera.

Comprar entradas a la Torre Eiffel