Luis Antonio García Navarro

Biografía de este director de orquesta 

Luis Antonio García Navarro nació el 30 de abril de 1941 en Chiva, Valencia, e inició su formación musical en el Conservatorio de Valencia para más tarde perfeccionarse en Madrid, donde cursó las disciplinas de óboe, piano y composición.

En 1963, García Navarro obtiene el Premio del Conservatorio y ese mismo año funda la Orquesta Nacional del SEU, formación de la que será titular hasta 1966.

Becado por la Fundación Juan March, García Navarro pasa a ampliar formación en el extranjero y estudia con Karl Osterreicher y Franco Ferrara para posteriormente hacer lo propio con Hans Swarowsky en la Escuela de Música de Viena, obteniendo en 1969 el Auszeichnung, la más alta distinción otorgada por dicha academia que se suma al premio logrado dos años antes en el Concurso de Directores de Besançon.

Ya en 1970, García Navarro es nombrado, en relevo de Pedro Pírfano, director titular de la Orquesta Municipal de Valencia hasta 1974, alternando dicha obligación con la dirección de numerosos conciertos como invitado por toda Europa.

En 1980, García Navarro es designado director musical del Teatro San Carlos de Lisboa y en 1984 principal director invitado de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Stuttgart, cargo que ejerció hasta 1987.

A partir de esa fecha los cargos se suceden: Generalmusikdirektor de la Ópera de Stuttgart (1987-1991); Principal director invitado de la Wiener Staatsoper (1987-1991); principal director invitado de la Orquesta Filarmónica de Tokio y de la Deutsche Oper de Berlín (1991-1992); y director titular, en relevo de Franz Paul Decker, de la Orquesta Ciudad de Barcelona (1991-1993).

Aquella relación resultó un tanto tormentosa por el fuerte carácter del maestro valenciano y así, el 21 de abril de 1993, García Navarro anuncia su dimisión irrevocable como titular de la OCB “por las discrepancias surgidas con el cambio de gerencia del Institut Municipal de Música que han hecho insostenible mi situación al frente de la orquesta”.

Otras fuentes afirman que el estado de salud de García Navarro no es del todo bueno, con un grave deterioro cardiovascular. Al parecer, el maestro valenciano se sintió muy molesto debido a que unas pruebas de admisión de nuevos profesores se celebraron sin su presencia.

La junta del Institut, presidida por Oriol Bohigas, acepta la dimisión pero declara no compartir los motivos alegados por García Navarro. Habiendo dirigido en calidad de invitado a las mejores formaciones del mundo (Filarmónica de Viena, Sinfónica de Chicago, Royal Philharmonic, Staatskapelle Dresden, Suisse Romande…) y en los principales coliseos operísticos (Covent Garden, París, Chicago, Metropolitan, San Francisco, Viena, Teatro Colón de Buenos Aires…), en 1997 García Navarro es nombrado director titular de la Orquesta Sinfónica de Madrid, impulsando la creación del Coro e incorporando ambas instituciones al nuevo y flamante Teatro Real de Madrid en su reapertura.

En marzo de 2001 García Navarro se despidió de dicho coliseo dirigiendo una memorable producción de Parsifal de Wagner junto a Plácido Domingo. Por desgracia, el cáncer había ya prendido en su cuerpo y el 10 de octubre de 2001 el maestro García Navarro falleció en la Clínica de la Luz de Madrid. Director de fortísimo carácter y arrolladora personalidad, Luis Antonio García Navarro fue un director de gesto firme y decidido con un altísimo sentido del ritmo y una gran capacidad memorística. Su dedicación y empeño como director resultan indudables a día de hoy aunque por desgracia se granjeó muchos enemigos por un carácter ciertamente difícil y colérico.

Como ejemplos del arte del añorado Luis Antonio García Navarro encontramos ejemplos de: Berlioz, Falla, Locatelli, Manfredini, Puccini, Torelli y Verdi.

Nuestro humilde homenaje a este excelente director de orquesta. Wagner, Verdi, Mozart y Fauré suenan en el funeral de García Navarro.