Parafraseando a JGIbáñez, si este bar de copas virtual fuese una nave espacial que hubiera despegado en su primer día rumbo al espacio interestelar y a una velocidad próxima y constante a la de la luz, ya estaríamos a medio camino de la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri, distante unos cuatro años-luz de nuestro Sistema Solar… En este periplo de dos años, hemos pasado de regentar una pequeña taberna de barrio a dirigir un coqueto bar de copas en donde los clientes, a tenor con los comentarios recibidos, quedan satisfechos con unas raciones copiosas en cantidad y, al menos, trabajadas con delicado esmero para lograr que su calidad sea del todo convincente. Hasta el momento, casi nadie nos ha solicitado las temidas hojas de reclamaciones y, por nuestra parte, tampoco hemos hecho prácticamente uso del derecho de admisión. Como encargado de este bar, mi única motivación es procurar que los clientes se sientan satisfechos con los contenidos que ofrecemos a diario en nuestra variopinta carta de categorías y que así nos lo hagan saber mediante propinas en forma de comentarios. Aunque, y tal vez sea lo más importante, mi mayor deseo es que cualquier persona que venga a visitarnos aprenda algo, por poco que sea. Sólo por eso, la complicada y fatigosa labor en los fogones de este bar a la hora de preparar los platos que diariamente servimos queda plenamente recompensada.

 Como ocurre con cualquier trabajo de cara al público, procuro proyectar una imagen amable con todos los clientes aunque, en ocasiones, las circunstancias particulares a las que estoy sometido como un ser humano más no me animen mucho a ello. Así, en determinados momentos puede que me haya tomado un poco más de whisky de lo recomendable y en consecuencia las raciones servidas hayan adolecido de un excesivo condimento. Por contra, en otras situaciones me he encontrado tan especialmente desanimado que los clientes hubieron de solicitarme el salero para alegrar un tanto unos platos ciertamente desangelados. El peor momento lo sufrí en julio de 2008, a pocas fechas del primer cierre de vacaciones, cuando uno de esos aguijonazos anímicos que habitualmente se ceban con mi espíritu a punto estuvo de provocar la clausura definitiva del bar. No me sentía lo suficientemente motivado y sólo con la ayuda de mi pareja y de algunos de mis clientes conseguí sobreponerme de tal pesimista presagio. A día de hoy, me encuentro satisfecho con la labor que estoy realizando y es todo un placer para mí ofreceros ese libro de recetas que he ido recopilando a lo largo de mi andadura existencial. Sin embargo, me encuentro cansado, muy fatigado… Los años no pasan en balde y uno ya no atesora esa radiante y añorada juventud de antaño. Cuando, ya de madrugada, bajo los cierres del bar y me quedo a solas en la trastienda del mismo, observando qué ingredientes me quedan en la alacena para confeccionar los mejores platos, echo de menos la ayuda de un par de buenos oficiales de cocina, por lo menos. Ojalá que algún día este bar pudiese funcionar a nivel de cooperativa, aunque para ello tuviéramos que retocar la denominación del mismo. Pero ¿Cómo habría yo de pagar a esos ayudantes si aquí no cobramos ticket de entrada? ¿Tal vez con ingresos derivados de la publicidad? Si a alguien se le ocurre alguna idea, que no dude en depositar la misma en el buzón de sugerencias que tenemos dispuesto en la fachada del local, ese en donde se lee contacto. La confidencialidad de vuestras opiniones estará absolutamente garantizada por quien esto escribe.

 Dos años dan para mucho, sin duda: Durante este período de tiempo, y a la hora de cumplimentar mis funciones como encargado del bar, me he divertido; me he enfadado; me he cabreado del todo; me he emocionado; me he acatarrado; me he quedado inconsciente; me he quedado temporalmente sin suministro; me he embriagado; me he quedado en blanco; me he derrumbado (El día en que Pepito falleció); me he excitado; me he enamorado; me he entusiasmado; me he arrepentido de escribir algún párrafo que sobraba; me he desquiciado; me he revitalizado… Pero, ante todo, he recordado aspectos, situaciones y circunstancias que ya casi se escapaban de mi memoria. En el apartado más personal, en esas historias de gentes y experiencias particulares que a menudo os cuento al oído, perpetrado tras la barra y en total intimidad, existe cierto componente testamentario en forma de autobiografía por capítulos. Superado ya el ecuador de mi vida, no dejo de sorprenderme ante las infinitas posibilidades de un medio que apenas cuenta con quince años de existencia, al menos tal y como hoy lo conocemos. Me estremece el hecho de pensar que, tal vez dentro de 300 ó 400 años, cuando se acometa alguna excavación virtual en la red, aparezcan los polvorientos restos de este bar… Y es que no puedo evitar ser un romántico en el más literal sentido de la palabra; nací romántico; he vivido hasta el presente como un romántico (Aunque sólo sea por la cantidad de batallas que finalmente hube de perder tras vislumbrar una victoria tan anhelada como imposible); y me despediré como un romántico, seguro.

 Pero una celebración de cumpleaños siempre ha de ser motivo de alegría. Una de mis mayores satisfacciones como encargado de este bar a lo largo de estos dos años ha sido la de constatar que mi clientela no sólo procede ya de todos los rincones de España, sino de allende los mares. En mis años más jóvenes, tuve la enorme fortuna de conocer la práctica totalidad del continente americano, desde Vancouver hasta Santiago de Chile, desde Acapulco hasta San Juan de Puerto Rico, y puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que América siempre produjo una especial fascinación en mí, con sus acusados contrastes, con sus bellísimos paisajes y con sus maravillosas gentes. Por ello, resulta del todo entrañable para mí recibir a un número cada vez mayor de clientes que no dudan en sobrevolar el charco para tomarse un vino en este bar. El hecho de fortalecer, aunque sea de esta forma tan humilde, los lazos con todos esos países hermanos supone un verdadero aliciente para mí a la hora de preparar las raciones y aperitivos que se sirven a diario en esta casa… ¡Y pensar que hace apenas diez años una simple carta postal tardaba una semana en recorrer el trayecto entre Madrid y Buenos Aires!

 En este segundo aniversario quiero brindar con todos vosotros/as y para ello prepararé un sabroso cóctel — agitado, no batido — en donde no faltarán ingredientes como el amor, el cariño, la amistad y la admiración. Gracias por todo lo que me aportáis a diario y por todo lo que he aprendido de vosotros/as en estos dos años. Hace un año, abandonamos la Nube de Oort y saludamos a las traviesas sondas Voyager. Ahora viajamos por un espacio interestelar que no me resulta tan frío, vacío y oscuro como me advirtieron: Al contrario, es luminoso y radiante merced al brillo cegador que desprenden vuestros habituales comentarios. Seguimos en ruta.

 Por último, el CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN de LEITER´S BLUES, reunido con carácter ordinario, ratifica en sus cargos a todos los nombramientos efectuados hasta el presente:

AMALIA: Madrina de Honor
MARIAN: Musa Oficial
ÁNGEL GUIRAO: Kapellmeister
THENIGER: Jefe de Opinión
FRANK AR: Caballero de la Orden Albiceleste de Leiter´s Blues (Laureada con tres estrellas)
ROSA TRECEÑO: Embajadora Tangerina de Leiter´s Blues

 Y acuerda proponer y nombrar a todos los efectos, salvo renuncia expresa de los interesados, a:

IVÁN PAIXAO: Caballero de la Orden Teutónica de Leiter´s Blues y Consultor Principal para temas relacionados con Herbert Von Karajan
JOAQUÍN (QUINOFF): Consultor y Maestro Fonográfico de Leiter´s Blues
HUGO: Embajador Cultural Argentino de Leiter´s Blues

 Ya lo hicimos el año pasado y, a tenor con las visitas recibidas, fue un completo éxito. De esta manera, este año también os dejo la SEGUNDA BANDA SONORA de LEITER´S BLUES. Como antaño, nada de música clásica. He intentado elegir la música más adecuada para acompañar la lectura de las entradas de tipo personal que más impacto tuvieron durante este segundo año. A ver si os gusta mi selección.

– Crazy (Aerosmith) – DOS BAUTIZOS Y UNA BÚLGARA (27 marzo 2009)

Busindre Reel (Hevia)DON CAESAR IMPERATOR PATER LEITAERIS (26 mayo 2009)

Un nuevo día brillará (Luz Casal)UNAS VACACIONES BIEN APROVECHADAS (12 junio 2009)

Reloj no marques las horas (Lucho Gatica)EL REVERSO TENEBROSO DE CONCHITA (16 junio 2009)

Y sin embargo… (Joaquín Sabina)DEJA QUE TE MIRE… (13 junio 2009)

Cuando un amigo se va (Alberto Cortez)CERRADO POR DEFUNCIÓN (3 julio 2009)

Maitechu mía (Mocedades y Plácido Domingo)BESOS DE AMOR Y JUSTICIA (10 julio 2009)

Streets of Philadelphia (Bruce Springsteen)LOS METAFÍSICOS MONÓLOGOS DE ANTONIO (21 julio 2009)

Stairway to heaven (Led Zeppelin)LAS BIENAVENTURANZAS DE ALFONSO (6 octubre 2009)

Estrellitas y duendes (Juan Luis Guerra)LAS BRISAS MEXICANAS (23 octubre 2009)

Balada de Tolito (Joaquín Sabina)MIGUEL, El “GOYAS” (3 noviembre 2009)

Depende (Jarabe de Palo)LA PERVERSA SONRISA DE ÁNGELA (1 diciembre 2009)

Dolce Vita (Ryan Paris)EL NECIO JINETE DE LA ILUSIÓN (18 diciembre 2009)

Wandering Star (Lee Marvin)CORCHERO, EL HOMBRE TRANQUILO (2 febrero 2010)

New York, New York (Frank Sinatra)WILLY, EL AMERICANO (2 marzo 2010)

Gracias por todo

LEITER